Oct 27, 2021 Last Updated 3:47 PM, Oct 9, 2021

LUSTRO Y LUSTRE

Arriba el Diario del Norte  este 1o. de julio a su primer lustro de circulación, a lo largo del cual ha tenido un destacado desempeño y ha alcanzado un merecido prestigio, el que le da lustre a esta empresa editorial al frente la cual esta Ismael Fernández, un profesional del periodismo de conocidos méritos. Gracias a su empeño, su perseverancia y su tesón, este diario se ha mantenido y ha salido avante contra viento y marea, sobreponiéndose a las dificultades propias que debe encarar quien se propone hacer periodismo desde la región. 

El principal activo de esta empresa periodística es la credibilidad, pues se ha ganado la confianza tanto de sus lectores, suscriptores y anunciadores y ello gracias al profesionalismo de su plantilla, a la objetividad del periódico y a su alejamiento de las pasiones políticas. El Diario del Norte es al mismo tiempo la antena receptora, que capta el sentimiento popular y las diferentes expresiones de la cotidianidad regional, sin perder la perspectiva de lo nacional e internacional y la caja de resonancia a través de la cual se difunde el pensamiento, siempre plural, de las distintas vertientes ideológicas y políticas. Gracias a ello, diariamente se imparte desde este medio una cátedra de tolerancia y de convivencia, tan necesarias en estos tiempos que corren.

Debo también ponderar la seriedad, la serenidad y la responsabilidad con la que su Director y orientador maneja las noticias de las que es portador el periódico, así como el equilibrio en sus columnas de opinión, en las cuales les ha dado cabida a todas las corrientes de pensamiento, sin cortapisas y sin chocantes vetos. Me consta, dado que por varios años he sido asiduo colaborador de este aprestigiado Diario. Y que bueno que ello sea así, porque el ex presidente Lleras Camargo, quien fue un gran periodista, solía decir que en un país mal informado no existe opinión sino pasión y algo de esto es lo que le ha venido sucediendo a Colombia en los últimos años, hasta convertirse la pasión en "marca-país" en el "octaenio" del ex presidente Uribe. Por ello es menester, cuando se trata de ciertos medios, distinguir entre la opinión pública y la opinión publicada, porque no pocas veces esta última es tan sesgada que distorsiona la realidad; este no es el caso, valga la aclaración, del Diario del Norte, que siempre se ha distinguido por su imparcialidad a toda prueba.

Le auguramos muchos lustros más de existencia al Diario del Norte y a su equipo, encabezado por Ismael Fernández, merecedores del apoyo y la confianza de mis coterráneos y no sólo de estos sino de cuantos más allá de las fronteras de nuestro Departamento lo leen, ya sea a través del impreso o de la edición digital, porque es de destacar también la modernidad que lo caracteriza, porque esta casa periodística no tiene nada que envidiarle a las principales rotativas del país. Felicitaciones!

Bogotá, julio 1 de 2014

LA ECONOMÍA COMO PROFESIÓN

 

(Intervención del doctor Amylkar Acosta Medina, Presidente de la Sociedad Colombiana de Economistas, en el VIII Encuentro Nacional de Decanos de Economía; Cali, octubre 1º, de 2.003)

Mucho se ha discutido si la economía como disciplina es una ciencia, pese a casi tres siglos de evolución y a sus desarrollos teóricos, los cuales le merecieron entrar a la galería de los premios Nóbel a partir de 1.968. Del economista se ha dicho que “es alguien que explicará mañana por qué lo que predijo ayer no se ha cumplido hoy” ; que ve algo que está funcionando en la práctica y se pregunta “si funcionará en principio” . En la medida en que no es ni ha sido una ciencia exacta, sino una ciencia social, se nos endilga a los economistas la falta de rigor científico y la carencia de un método que pueda reputarse como tal. La complejidad de su objeto de estudio y su mutación permanente hacen de él un blanco móvil, inasible y en ocasiones confuso y difuso.

Todo análisis de la sociedad, ya sea desde la perspectiva de la sociología, de la historia, de la ciencia política o de la ciencia económica, conlleva una cierta carga de subjetividad e ideología. Por ello, no es dable esperar de ellas dogmas o doctrinas universales, que las anquilosarían; se caracterizan, más bien, por una constante lucha dialéctica desde polos opuestos, entre una y otra interpretación. De allí que hayan surgido distintas concepciones y diferentes escuelas del pensamiento económico; cada una de ellas hundió sus raíces en su propia realidad.

Las discrepancias de unas escuelas con otras van desde sus concepciones y conceptualizaciones divergentes, pasando por el marco teórico, hasta la terminología empleada; todo lo cual dificulta y de qué manera la comprensión y el entendimiento entre las diversas escuelas económicas. A este propósito, el profesor Beethoven Herrera trae a colación dos ejemplos, sumamente ilustrativos: la traducción literal al español del título en inglés de la obra del Nóbel de economía Amartya Sen, Desarrollo como libertad, terminó desvirtuando totalmente su contenido. Para el autor Desarrollo y libertad, que fue su título en español, no es lo mismo que Desarrollo como libertad. En el primer caso se conciben el desarrollo y la libertad como dos procesos coetáneos, independientes y paralelos; en el segundo, la libertad antecede al desarrollo, pues para Amartya Sen esta es condición imprescindible de aquel. El otro ejemplo, hace alusión a lo que aconteció recientemente con la obra del Nóbel Joseph Stiglitz, que se convirtió rápidamente en un best seller. Su título original en inglés, La gran desilusión, quedó convertido por cuenta del marketing, al momento de traducirse al español, en El malestar en la globalización, que no es lo mismo. Y así, podríamos arribar a una confusión de lenguas, dificultándose el diálogo y los consensos.

Tal vez a ello se atribuya por parte de Sir Winston Churchill el que “Si metemos  a dos economistas en una habitación, saldrán de allí con dos opiniones diferentes; a menos que uno de ellos sea Lord Keynes, en cuyo caso obtendremos tres”  o el gracejo de George Bernard Shaw, cuando afirmó que “Si tendiéramos a todos los economistas en el suelo, uno a continuación de otro, no se llegaría nunca a una conclusión”

Por muchísimos años el trabajo en las ciencias sociales se circunscribió a la búsqueda y hallazgo del acervo de datos y cifras, que luego servirían de base para demostrar ciertas hipótesis, tratando de establecer las relaciones o correlaciones entre distintas variables, en procura de obtener unos resultados no pocas veces deleznables.

Hoy en día prima el razonamiento teórico sobre el cúmulo de información que nos abruma, el cual permite desenredar la madeja de los cada vez más complicados procesos socioeconómicos de los cuales da cuenta. En este sentido, ya para 1.967, Lauchlin Currie insistía “en la prioridad de una preparación básica en teoría económica en los términos más sencillos y menos técnicos que fuera posible”  , al prevenir sobre los riesgos de que la formación del economista se inclinara más por la economía cuantitativa. Según él, ésta en cierto modo era una especie de “escape del mundo confuso e insatisfactorio de las ciencias sociales, de donde pueden excluirse los legos y los economistas pueden escribir y conversar entre sí como ´verdaderos´ científicos” . También alertaba él sobre los peligros que entrañaba entremezclar la formación del economista propiamente dicho, con la de disciplinas afines, como son la administración, que para él era una ocupación y la planeación que la asumía como un arte. Para su época, no se había desarrollado aún la econometría, pero sí se empezaba a incursionar en la programación lineal, poniéndola al servicio de ciencia económica; al referirse a ella se dolía de que “Lo que debiera ser una herramienta altamente especializada de análisis económico está viniendo a reemplazar a la economía en sí y los economistas se están convirtiendo únicamente en aquellos que pueden manejarla” . Y concluye sus disquisiciones llamando la atención  sobre el hecho de que, por esa vía, estábamos llegando al punto donde se sabía más y más con respecto a menos y menos.  

Según afirma el codirector del Banco de la República, Sergio Clavijo, “La labor analítica requerida en este nuevo siglo es más exigente, pues las piezas del rompecabezas científico se han venido expandiendo a medida que los países se desarrollan y se profundiza el intercambio cultural, de bienes y servicios. Dicho de otra manera, el nuevo siglo exige talentosos profesionales que cuenten con un mejor discernimiento científico para evitar perderse en la abundancia informativa”  y para no confundirse en medio de tantas fórmulas y modelos abstrusos, perdiendo el hilo conductor que no es otro que la base conceptual. Ello es tanto más necesario, cuando se observa cuán a menudo se suele confundir los medios con los fines y las causas con las consecuencias, a la hora de formular o de poner en práctica la política económica.

Puede afirmarse, que en el país han hecho carrera dos tendencias muy definidas, en cuanto a la formación académica del economista. La una ha puesto el énfasis en la formación teórica, básica; la otra, ha tendido a ser más pragmática y aplicada. Ambas tendencias han estado influidas e imbuidas por las corrientes teóricas en boga, ora la del desarrollismo, ora la de la escuela de Chicago o la cepalina de Raul Prebish. A este le cupo el mérito de haber contribuido a forjar un modelo propio, que tuvo su vigencia y operatividad; muy criticado hoy en día, pero no superado por el nuevo modelo impuesto a partir del Consenso de Washington, pues hoy no estamos mejor que cuando estuvimos peor!.

 Uno de los retos que tenemos quienes tenemos algún grado de responsabilidad, ya sea como profesores, directivas y estudiantes, es el de ser capaces de reformular nuestro modelo, de tal modo que responda más a nuestras especificidades y singularidades, sin perder la perspectiva, desde luego de la economía global. Esta, per se, no es ni buena ni mala, es simplemente una realidad a la que se le saca ventaja o se le padece, según cómo se administre; las asimetrías entre unos países y otros que son una realidad no pueden ignorarse a la hora de reglarla, si es que ello es posible.

Según la señora Robinson, nuestra labor como economistas no es decir lo que debe hacerse, pero sí advertir cuando lo que se hace no está de acuerdo con los buenos principios. Para ello hay que superar las tendencias al encasillamiento teórico y las tendencias fundamentalístas; no hay que temer al eclecticismo, como lo entiende Bobbio, resultante de tomar lo que nos sirva de cada uno de los modelos conocidos, con el pragmatismo con el cual China acopló el mercado a sus propias condiciones, no dejando que sus leyes funcionen sino haciéndolas funcionar en beneficio de su crecimiento y desarrollo económico, perfilándose como una gran potencia económica. La heterodoxia no tiene por qué ser irresponsable; nos podemos apartar de la ortodoxia sin abandonar la disciplina fiscal; cuando la medicina tradicional agota sin éxito sus recetas, no es insensato ensayar las recetas de la medicina alternativa. Afirma García Márquez que “Nuestra virtud mayor es la creatividad y, sin embargo, no hemos hecho más que vivir de doctrinas recalentadas y guerras ajenas” 

Creo que sigue teniendo actualidad una de las conclusiones de un estudio de la Unión Panamericana, citado por el profesor Currie: “El mayor valor de una buena educación económica radica en la forma de pensar y en los métodos de abordar los problemas que ella confiere…Para alcanzar este objetivo, sin embargo, se requiere no solamente un cambio en la manera de enseñar, sino también una disminución en el énfasis puesto sobre la acumulación de material informativo y el número de cursos” . Ello es tanto más válido habida cuenta de que ya no estamos formando profesionales de la economía que han desenvolverse en el estrecho marco de las fronteras patrias, sino al ciudadano de la aldea global.

A este respecto, para terminar, nos viene como anillo al dedo la anécdota contada por Sir Ernest Rutherford, Presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nóbel de Química en 1.908, de la cual podemos extraer una gran lección para aprender: cuenta él que hacía algún tiempo había recibido una llamada de un colega. Estaban a punto de ponerle un cero a un estudiante por la respuesta que le había dado a un problema de física, pese a que éste se sostenía en que su respuesta era la correcta. Profesores y estudiantes acordaron pedir un nuevo calificador y el elegido fue él. Comenzó por leer la pregunta del examen que a la letra decía; demuestre cómo es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro. El estudiante había respondido: lleve el barómetro a la azotea del edificio y átele una cuerda bien larga; luego, descuélguelo hasta la base del edificio, marque y mida. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio.

En efecto, el estudiante había planteado un serio problema con la forma ingeniosa como resolvió el ejercicio, por que él había respondido a la pregunta correcta y completamente. No obstante, si se le concedía la máxima puntuación, al obtener una nota más alta, ello certificaría su alto nivel de conocimientos en física; empero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel. Sugirió, entonces, Ernest, que se le diera al alumno otra oportunidad. Fue así cómo le concedió seis minutos para que le respondiera la misma pregunta, pero esta vez con la advertencia de que en su respuesta debía demostrar su dominio de la física. Pasados cinco minutos el estudiante no había contestado nada. Le preguntó, entonces, si deseaba retirarse, pero el alumno le contestó al profesor que él tenía muchas respuestas al mismo problema. Su dificultad estribaba  en elegir la mejor de todas. Le rogó, entonces, que continuara, no sin antes excusarse por haberlo interrumpido. En el minuto final que le quedaba, sorpresivamente escribió la siguiente respuesta, que dejó atónito al profesor: tome el barómetro y láncelo al suelo desde la azotea del edificio, tome el tiempo de caída con un cronómetro; luego aplique la fórmula de un medio de la altura por la aceleración de la gravedad y por el cuadrado del tiempo y así obtenemos, como producto, la altura del edificio. 

En ese momento, cuando el estudiante entrega su examen, el profesor indaga a su colega si lo dejaba retirar del salón de clases en donde se estaba realizando la prueba, a lo cual este asintió, conviniendo en asignarle la nota más alta. 

Luego el profesor Ernest se encontraría, de sopetón y fuera de la clase, al estudiante de esta historia y no pudo vencer la curiosidad por conocer cuáles eran sus otras respuestas a la pregunta, ya que lo había dejado intrigado. Bueno, respondió el asombrado estudiante, hay muchas alternativas: por ejemplo, tome el barómetro en un día soleado y mida la altura del barómetro y la longitud de su sombra; si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también, de este modo, la altura del edificio. Perfecto, le dijo, ahora cuéntame cuál podría ser otra forma? Sí, contestó el alumno, este otro procedimiento para medir un edificio es muy sencillo, diría que elemental, pero también sirve. Veamos: en este método, se toma el barómetro y se sitúa en las escaleras del edificio, en la planta baja,; según se suben las escaleras se va marcando la altura del barómetro y se cuenta el número de marcas hasta la azotea. Se multiplica al final la altura del barómetro por el número de marcas que se ha hecho y listo, así se obtiene la altura. Este último método es muy directo. 

Por supuesto, continuó diciendo el estudiante, si prefiere un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores y aplicando una sencilla fórmula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio. En este mismo estilo, se ata el barómetro a una cuerda y se lo descuelga desde la azotea a la calle; usándolo como un péndulo se puede calcular la altura midiendo su período de presesión. En fin, concluyó el aventajado alumno, existen muchas otras maneras de establecer la altura del edificio en cuestión y continuó diciendo, probablemente la mejor de todas sea tomar el barómetro y golpear con él la puerta de la casa del portero y cuando este abra, decirle que tengo un bonito barómetro y si me dice la altura del edificio se lo regalo.

En este momento de la conversación, el profesor le pregunta al alumno si él conocía la respuesta convencional a la pregunta (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares). La respuesta fue más sorprendente todavía: Claro que sí la sabía, pero que sólo le molestaba que durantes sus estudios sus profesores habían intentado a todo transe enseñarle a pensar. El estudiante resultó ser Niels Bohr, físico danés, premio Nóbel de física en 1922, más conocido por haber sido, nada menos, el primero en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodean. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica.

La gran moraleja de esta anécdota no es otra que, si alguna pertinencia tiene la formación que se imparte al economista, consiste en su orientación a promover y fomentar el espíritu investigativo, la creatividad, para así contar con profesionales capaces de pensar con cabeza propia, sin grilletes ideológicos, sin prejuicios por camisa de fuerza. Los conocimientos son muy importantes, más no suficientes; tanto o más importantes que ellos son la capacidad de pensar y la idoneidad para el discernimiento. Aunque suene presuntuoso, además de formar pensadores, las facultades en donde se forma al economista o se sirve dicha asignatura para otras disciplinas del saber, es también importante que los egresados se entrenen en plasmar sus ideas en la práctica, pues es consabido que un número creciente de ellos leen mal y escriben peor. 

 

Manos, pues, a la obra!

 

 

 

Amylkar D. Acosta Medina

Presidente Sociedad Colombiana de Economistas

 

Cali, octubre 1 de 2003

www.amylkaracosta.com

 

RESPUESTA A NICOLAS

Bogotá, julio 8 de 2014

Apreciado Nicolás, acuso recibo de tu mensaje a través de nuestro común amigo el Médico Manuel Rivadeneira, en el cual me dices a propósito de mi texto La economía como profesión, el cual escribí con motivo del Día del Economista, que no le ves "mayor relevancia a la Ponencia", pues en ella simplemente reitero mis calidades académicas, "pero, no trascienden a la población, ni siquiera a los pobladores de la hermosa y pródiga Península de La guajira", dando a entender que desde el Ministerio que ocupo nada he hecho en favor de la misma. Y añades que "los costeños tenemos derecho a pensar que, nuestro Ministro debería cuando menos: 1) Meter en cintura a ELECTRICARIBE, en procura de mejores servicios a precios justos, 2) que asuman los costos de su incompetencia y que no la trasladen a los usuarios y 3) URGENTE equiparar u homologar los precios que los costeños pagamos por la energía, con los que se pagan en ciudades y pueblos del interior del país. Acá pagamos dos y hasta tres veces más, por kilovatio hora. Solucionar esta irregularidad, podría constituir un importante frente de actividad para el señor Ministro de Minas y Energía". 

Me permito darte respuesta a tus inquietudes. Primero refirámonos a lo atinente a ELECTRICARIBE: 1) No se qué entiendes tú por "meter en cintura a ELECTRICARIBE", pero lo que sí tengo claro, con base en un estudio técnico adelantado por la consultora Carmenza Chahín, experta y ex comisionada de la CREG, es que la deficiencia en la prestación del servicio de energía a sus usuarios se debe fundamentalmente a la vulnerabilidad del Sistema, la cual se debe a su vez a un rezago histórico en las inversiones que se han debido hacer en su momento y por distintas circunstancias, que por razones de espacio no me detengo en ellas, no se hicieron. Por ello tomé la decisión de implementar un Plan de choque y para ello expedí una Resolución tendiente a asignar a través de una convocatoria express la ejecución de más de diez proyectos claves (subestaciones, compensadores, transformadores, redes de transmisión, subtransmisión y distribución, líneas redundantes, etc.) que de otra manera hubieran tardado años en su ejecución y entrada en operación, por valor de más de US $693 millones, es decir más de $1.1 billones. 

 

Mientras estas obras se ejecutan y entran en operación, en el transcurso del mes de junio inauguré varias subestaciones, entre ellas una en Rotiné, municipio de Repelón (Atlántico), otra en Bonda (Santa Marta) y otra en Uribia (La guajira) y quedan por inaugurar la Subestación La Sierpe en La Mojana y la del Aeropuerto de Santa Marta, con las cuales se busca robustecer el sistema, para darle mayor confiabilidad y firmeza al Sistema. Adicionalmente, llevé a la CREG mi propuesta de cambiar el Costo Medio histórico por el de Costo Medio de Mediano plazo para la remuneración de las inversiones que hacen las empresas operadoras para evitar este tipo de rezagos hacia el futuro. La solución de los problemas también pasa por el pago de la abultada deuda que tiene la Nación con ELECTRICARIBE por concepto de subsidios del FOES, la cual sobrepasa los $200.000 millones; por ello estamos haciendo las gestiones con el Ministerio de Hacienda para suscribir un Acuerdo de pago. 

 

Como si lo anterior fuera poco, como lo anunció el Presidente se va a ejecutar en la región Caribe un programa Piloto que busca la universalización de la prestación del servicio en toda la región Caribe mediante una inversión multimillonaria, la cual permitirá que sea nuestra región la primera en la que se le va a dar cumplimiento a la Ley 143 de 1994, que estableció en su artículo 48 que al término de los 20 años de su vigencia "se alcancen niveles igualitarios de cobertura en todo el país, en concordancia con el principio de equidad de que trata el artículo sexto de la presente Ley". Y vamos a empezar a hacer justicia por la Región Caribe y este no es un asunto de poca monta. En cuanto a los problemas administrativos y de gestión que acusa ELECTRICARIBE, de ello se está ocupando la Superintendencia de Servicios Públicos, que es la competente para ello. De todos modos, hay que tener un poco de paciencia, porque yo lo que no tengo son poderes mágicos que me permitan resolver todos los problemas de la empresa en un Santiamén, como dice el pasaje bíblico hay tiempos de sembrar y tiempos de cosechar y se cosecha de lo que se siembre y yo estoy sembrando, es mi responsabilidad.

 

2) Claro que ellos tienen que asumir los costos de su incompetencia, pero no sólo estos sino los que le significa a la empresa tener un mercado en el que más del 80% de sus usuarios son de estratos 1, 2 y 3 y sólo el 20% son de estratos 4, 5 y 6 y, como si lo anterior fuera poco por un fenómeno de descreme del mercado ha perdido el 51% de los usuarios industriales. Ello se ha traducido en una cartera casi incobrable significativa ($1.5 billones, aproximadamente), no por aquello de lo que llaman la "cultura de no pago", sino por el bajo nivel de ingresos del grueso de la población de la región caribe, afectada por la pobreza y el desplazamiento. Buena parte de ella se enfrentan a la disyuntiva de comer o pagar los servicios, dada la precariedad de sus ingresos. Ello se traduce también en pérdidas mal llamadas "negras", productos de las conexiones fraudulentas e ilegales  del orden del 19.63%, pero por norma de la CREG sólo se le puede reconocer hasta el 12.75%, la diferencia (de 6.88 puntos porcentuales) los tiene que asumir ELECTRICARIBE contra su P & G.

 

3) Planteas la URGENCIA de "equiparar u homologar los precios que los costeños pagamos por la energía...". Para tu información te cuento que es absolutamente falso que "pagamos dos y hasta tres veces más, por kilovatio hora", en realidad el costo del kilovatio hora en el Caribe colombiano está por debajo de la mayoría de los operadores de Red del país. Es de anotar que el grado de exposición de ELECTRICARIBE, es decir el porcentaje de energía que distribuye comprado en la Bolsa es a lo sumo del 12%, el resto de la energía la ha transado a través de contratos de largo plazo, lo cual protege al usuario frente a alzas bruscas en el precio de la energía en Bolsa como los ocurridos recientemente ante la inminencia del fenómeno del Niño. Gracias a ello, no obstante que el precio de la energía en Bolsa se trepó a niveles que superaron lo $460 el kilovatio, el aumento en la tarifa en el caso de ELECTRICARIBE para el período que va del 15 de abril a 15 de mayo fue de sólo el 0.42% ($0.68 KWH) para los estratos 1, 3.72% ($8.06 KWH) para el estrato 2 y 10.92% ($36.7 KWH)para el estrato 3 al 6, que constituyen el 20% de los usuarios. Entre tanto para el período que va del 15 de mayo al 15 de junio, cuando el precio en bolsa cayó hasta niveles de $169 el kilovatio se experimentará una baja del 2.2%. 

 

Claro que la gente en la región se queja no sin razón del monto a pagar cada vez que le llega la factura. En ello inciden tres aspectos: uno, el nivel de ingreso, pues para quien no tiene un ingreso digno o su ingreso es precario, dada su baja capacidad de pago lo que debe cancelar pesa demasiado en sus gastos consuetudinarios. Dos, por razones climáticas, sobre todo en temporadas de intenso y caluroso verano el consumo de energía es mayor. Y tres, un aspecto que estamos revisando es el que tiene que ver con el consumo básico de subsistencia que actualmente es de $173 KWH mes y de $184 KWH (en el interior del país es de $130 KWH mes y $138 KWH mes, respectivamente) mes en el mercado de Energía social, según Resolución UPME, el cual puede resultar insuficiente dadas las peculiaridades tanto climáticas como de capacidad de pago de los usuarios en la Región Caribe. 

 

De lo anterior no se infiere que la energía sea barata, como no lo es en el resto del país, por ello hemos venido empeñados en trabajar en distintos frentes en acciones tendientes a reducir los costos de la energía en todo el país y para ello hemos creado una Agencia especializada para el uso racional y eficiente de energía. Son múltiples las medidas que se están contemplando, algunas de ellas ya las hemos tomado, tales como reducción en un 30% del precio del gas natural, combustible este utilizado por las centrales térmicas de generación, la instalación de una Planta regasificadora (que estará a punto en diciembre del próximo año), con la cual se busca evitar que en condiciones de hidrología crítica y ante una eventual escasez de gas los generadores térmicas tengan que operar utilizando combustibles líquidos, que además de contaminantes son mucho más costosos y este mayor costo se le tendría que trasladar a los usuarios vía tarifas (el costo de generación de un kilovatio con gas oscila alrededor de $160, generar ese mismo kilovatio con combustibles líquidos cuesta más de $600). 

 

En estos momentos se está reglamentando la Ley 1715 de 2014, de iniciativa parlamentaria (de autoría del Senador José David Name) e impulsada por el MME, a través de la cual se le va a dar un gran apoyo e incentivo a las energías alternativas, especialmente aquellas que son limpias y renovables, con lo cual también se va a contribuir a la reducción de los costos de la energía. Entre otros aspectos se destaca el hecho que de ahora en adelante los autogeneradores y/o cogeneradores de nergía puedan comercializar sus excedentes de energía accediendo a la red de transmisión. 

 

Punto aparte merece tu aseveración en el sentido que mis calidades académicas "no trascienden a la población, ni siquiera a los pobladores de la hermosa y pródiga Península de La guajira", te cuento, a propósito de mis veleidades y escarceos en el mundo de la academia, que yo sigo al pié de la letra del pensamiento de Max Weber cuando afirmó que “en un intelectual no basta para explicarse su pasión por conocer, si a esta no se une la pasión por la verdadera acción en el momento y en el lugar del compromiso”. Y yo he sido un hombre de convicciones, de responsabilidad y de compromiso con mi país y con la tierra que me vio nacer. Simplemente para satisfacer tu curiosidad te hago una rápida e incompleta relación de las principales realizaciones a mi paso por el Ministerio en estos escasos diez meses transcurridos desde mi posesión: le rescaté $6.000 millones de pesos que tenía “embolatados” el Municipio de Maicao por concepto de impuesto al transporte de gas, dos pozos profundos perforados por el Servicio Geológico Colombiano – SGC-  (dependencia del MME) para contribuir a la solución del suministro de agua potable a su población, ya mencioné la Subestación eléctrica que se construyó en el Municipio de Uribia de una Subestación eléctrica para mejorar le la prestación del servicio tanto a Uribia como a Manaure, solución híbrida para la prestación del servicio de energía en Nazareth y Puerto Estrella utilizando fuentes no convencionales, se están perforando cuatro pozos profundos como parte de la solución del suministro de agua potable en Riohacha, lo propio se viene haciendo en los municipios de Manaure y Uribia, en donde el SGC viene adelantando una intensa campaña de perforación de pozos profundos, capital del Departamento, se le llevó el gas domiciliario a los corregimientos del Municipio de Riohacha que aún no contaban con el mismo, entre ellos mi pueblo Monguí, ya se está contratando la estructuración de la segunda fase del Proyecto de la Represa del Ranchería en el Sur de La guajira, ya está listo para su ejecución el proyecto del anillo eléctrico Riohacha – Cuestecitas – Maicao mediante una línea redundante que va a mejorar la calidad de la prestación del servicio de energía en el Norte de La guajira, la empresa SAMA, que explota la sal de Manaure estaba en causal de pérdida del título y de intervención con fines de liquidación por parte de la Superintendencia cuando asumí el cargo y hemos venido adelantando las acciones pertinentes tendientes a salvar la empresa y con ella los empleos y los ingresos que genera, bien pronto contará Riohacha con la primera Estación de Servicio de gas vehicular, la cual instalará Terpel gracias a nuestra gestión y al apoyo conseguido de las empresas Terpel, Promigas, Ecopetrol, Gases del Caribe y Gases de La guajira. Estas, entre otras, son las acciones que he podido adelantar modestamente en beneficio de mi “hermosa y pródiga Península de La guajira”. 

 

Atentamente,

 

Amylkar D. Acosta Medina

Ministro de Minas, Energía e Hidrocarburos

 

JUNIOR, TU PAPÁ

“Junior, más que un equipo es un fenómeno social”

 Mario Zeppenfeldt

Tiene toda la razón el dirigente deportivo Mario Zeppenfeldt cuando afirma que el “junior, más que un equipo es un fenómeno social”, equiparable con el Carnaval de Barranquilla, patrimonio oral e inmaterial de la humanidad, en su caso patrimonio futbolístico y material de la región Caribe, que tiene en uno y otro dos de sus principales íconos. Ser juniorista es una manera de ser, de sentir, de respirar. Por ello, no es de extrañar que un estudio de mercadeo realizado por la firma Nielsen arrojara como resultado que el Atlético Junior es la marca más fuerte y de mayor impacto, no sólo en Barranquilla sino en toda la región Caribe. 

Y no es para menos, el Junior es un equipo que despierta las más encendidas pasiones, más que aficionados su hinchada es fanática de “El miura” de enantes y “El tiburón” de hoy, siempre fiel y firme, aún en la adversidad. Es tal el afecto y el cariño entrañable por la divisa del Atlético Junior que el escritor y periodista Alvaro Cepeda Samudio no dudó en calificarla como “la querida de Barranquilla”. 

Uno de sus más caracterizados seguidores, desde la cuna hasta la tumba, fue el reconocido cronista Ernesto McCausland, quien en un acto inusitado y cargado de patetismo fue hasta el altar luciendo la camiseta de su amado Junior. Y fue más lejos, desde su lecho de enfermo y cuando ya se había resignado a partir para su reencuentro con Dios, dejó dicho, al manifestar su última voluntad, a la cual desde luego se le dio cabal cumplimiento: “no quiero flores sobre mi ataúd, quiero la bandera de mi Junior”. Qué sentido de pertenencia!

Otro seguidor inmancable del Atlético Junior y también de la selección Colombia es Gustavo Llanos, nombre de pila de un personaje pintoresco  que es más conocido por su remoquete de El Cole, quien se las ingenia para acompañar con sus alas de cóndor a nuestra Selección a donde quiera que ella juegue; es como si fuera su sombra. Los colores rojo y blanco de la camiseta del Junior, así como el amarillo y el azul de la de nuestra Selección lo conturban hasta el paroxismo, hasta perder la cabeza. 

El Junior le ha dado muchas alegrías y sinsabores a sus seguidores, más de las primeras que de las segundas, entre otras razones porque figura en lugar de privilegio en el listado de los equipos de futbol suramericanos que nunca jamás han descendido de la primera división del futbol rentado. Tiene a su haber el Junior siete estrellas por haber sido siete veces Campeón de los torneos en los que ha participado a lo largo de sus 90 años cumplidos el día de hoy (1977-1980-1993-1995-2004-2010-2011). Durante estos dieciocho lustros ha sido mucha el agua del Río grande de la Magdalena que ha corrido por debajo del Puente Pumarejo para descargarla en su desembocadura en el mar Caribe. Todo ese tiempo ha transcurrido desde que un 7 de agosto de 1924 la matrona Micaela Lavalle De Mejía fundara el onceno Juventud Infantil, que serviría de semillero del Atlético Junior. 

Sus triunfos, sus alegrías, su desempeño y las legiones de quienes lo seguimos y lo animamos, tornando el futbol en un culto al deporte profesional, convirtiendo al Romelio Martínez primero y el Estadio Roberto Meléndez después como escenarios por excelencia del balompié, han hecho de Barranquilla la Casa de la Selección Colombia. A ello han contribuido también el hecho de haberse convertido en una verdadera cantera de jugadores de clase mundial, que tiene entre sus mejores exponentes de ayer, hoy y siempre a jugadores de la talla del Pibe Valderrama, el bombardero Iván René Valenciano, con sus 158 goles a su haber  y los integrantes de la gloriosa selección Colombia dirigida por el genio de Pékerman Carlos Bacca y Teófilo Gutiérrez, Teo, que tantas satisfacciones le han dado a Colombia y a los colombianos. Felicitaciones al Junior, a sus directivas y a su entrenador Julio Avelino Comesaña. Y como dijo nuestra deportista estrella Mariana Pajón “y era gol de Yepes”!

 

Bogotá, agosto 7 de 2014

 

PAZ EN LA TUMBA DE ALBERTO PIEDRAHÍTA PACHECO

En caravana: primero partió carlos arturo Rueda, "El campeón" en 1995, chupándole rueda tras de él escaló la montaña del más allá su comentarista de cabecera Julio Victorio Arrastía Bricca 2003), "El macanudo" y ahora les da alcance Alberto Piedrahíta Pacheco, "El padrino", quien el día de hoy (2014) les dió alcance. Este trio hacía las delicias de la afición al ciclismo de la época dorada de los 60, los dos primeros  en Caracol y este último en RCN, emulando entre ellos para llevarle a sus oyentes las noticias de las vueltas a Colombia que ganaba Ramón Hoyos, "Cochise", la escapada del "pajarito" Buitrago o la aparatosa caída desde su "caballito de acero" del "Ñato" Suárez. En esa época, desde los transmóviles transmitían a puro pulmón las incidencias de las vueltas, animándolas además, para después hacer sus comentarios desde las cabinas de la radio que tuvo en ellos unos verdaderos íconos de la locución en Colombia. Ahora que se nos fué "El padrino", con su voz inconfundible, imperturbable, con el mismo timbre hasta el final de sus días en La luciérnaga de Caracol, que el Dios misericordioso lo acoja en su seno. Paz en su tumba!

EL NEGRO GRANDE

Estamos aquí y ahora para honrar la memoria y rendirle un merecido tributo de admiración y respeto al entrañable amigo Aníbal Martínez Zuleta, al Negro grande del Cañaguate y elevar nuestras plegarias  al Todopoderoso para que lo acoja en su seno. Este gladiador, que lo fue en vida, se hizo a pulso, nadando contra la corriente como solía hacerlo cuando mañaneaba a bracear en las cristalinas aguas del río Guatapurí, calificado por él como “la mejor farmacia de Valledupar”. Y no le faltaba razón, su salud se empezó a minar cuando a falta de ella, por la complicación de males que lo agobiaban, no pudo volver a su habitual ejercicio diario. Sospecho que él, persuadido como estaba del apotegma de Heráclito según el cual “ningún hombre puede bañarse dos veces en el mismo río”, porque sus aguas siempre están renovándose, encontró en ellas una forma de también renovarse él. De allí que considere como el mejor homenaje a este gran hombre el que le rindió el señor Alcalde de Valledupar Fredys Miguel Socarrás, de bautizar con su nombre al Ecoparque Lineal del Río Guatapurí. Él se lo ganó con creces!

Desde bien temprano se sabía que el hijo de la lavandera del Cañaguate iba a llegar muy lejos, lo que no era, como nunca ha sido, fácil para un hombre de provincia como él, sin rancios abolengos ni apellidos linajudos. Y se abrió paso a codazos en medio de esta sociedad excluyente y discriminante, apoyado sólo en su inteligencia y perspicacia, con arrojo y decisión hasta alcanzar las más encumbradas posiciones. Fue primero Diputado y después parlamentario por el Magdalena grande, el mismo que él se empecino hasta el final de sus días en volver a integrarlos, pero esta vez, desafiando el asfixiante centralismo, con la autonomía de la que no gozado ni antes ni ahora. Después lo fue por el Departamento del Cesar que él ayudó a prohijar y no desperdició la oportunidad de ser el segundo Alcalde por elección popular de su capital, a la que no dudó en catalogar como “Ciudad sorpresa Caribe”. Y cuánto no hizo por ella, sus obras lo trascendieron a él y por ello su impronta perdurará en la memoria agradecida de los vallenatos. Él prosiguió el impulso renovador y modernizador que le dio a Valledupar su primer burgomaestre, Rodolfo Campo Soto.

Y fue más lejos, se hizo elegir y reelegir, lo que entonces era posible y ahora se cuestiona, como Contralor General de la República, posición desde la cual le abrió caminos a muchos jóvenes profesionales, que se cuentan por montones, que de otra manera no habrían tenido las oportunidades que él generosamente les brindó. Así se ganó un espacio en el concierto nacional, para luego replegarse a su tierra natal, pero para seguirle sirviendo, para seguirla guiando con sus sabios consejos, de los cuales yo mismo me nutrí, porque nunca pasé por Valledupar sin visitarlo y escuchar la voz de su experiencia. La misma a la que se acostumbraron sus asiduos oyentes a través de su programa “Diálogos del país vallenato” que se transmitía a través de La voz del Cañaguate, en el cual alternaba con otro gladiador, Alfonso Araujo Cotes, su contertulio. Dice mi hermano Luis Eduardo, que fue uno de los tantos que se deleitó con sus enriquecedores diálogos, que a él al escucharlos le traían a la memoria el popular programa televisivo “El pasado en presente” que protagonizaron en su época dos gigantes del intelecto, Abelardo Forero Benavides y Ramón de Zubiría. 

Pero, como no hay dicha completa, Anibal Martínez Zuleta, que fue un hombre exitoso, realizado y que vivió hasta sus 87 años rodeado del afecto y el cariño de su ejemplar familia, la tristeza tocó dos veces a su hogar, el secuestro de mi gran amiga y ex colega, la ex senadora María Cleofe Martínez, La Coco y la trágica desaparición de sus tres hijos varones, sobreviviéndole sólo las cuatro mujeres. Ello empañó la felicidad de todos, pero especialmente de Anibal y su amada esposa, Ana Julia. Pero, como se dice coloquialmente en nuestra tierra, ellos hicieron de tripas corazón para pasar ese trago amargo y sobreponerse a tal adversidad. Y, como buenos cristianos, se resignaron ante la voluntad de Dios.

En sus últimos días, al momento de recibir el vivo testimonio de sus vástagos y descendientes sólo atinó a decir que “el pedacito de Alma” que le quedaba se lo habían “estremecido”. Pero el Alma se encoge no sólo en esos momentos postreros de nuestra parábola vital sino cuando a uno se le van los parientes, los amigos, porque, como diría Hemingway, cada vez que ello ocurre uno queda “disminuido”. Como dice Fernando Savater, uno “siempre trata de ensanchar la finitud angosta de la vida, para rebajar cuanto podamos la anchura agobiante de la muerte”, pero, al final ella llega inexorablemente. Qué le vamos a hacer. Paz en su tumba. 

 

Bogotá, octubre 24 de 2014

www.amylkaracosta.net

 

RETOS Y DESAFÍOS

Entre el 2012 y el 2013 las reservas de crudo con que cuenta el país experimentaron un incremento de 68 millones de barriles (2.86%) y ello no obstante el aumento de la producción el último año con respecto al anterior, que pasó de un promedio de 944 mil barriles/día a 1´008.000. En el transcurso del año anterior se incorporaron 436 millones de barriles a las reservas, de las cuales 168 millones (39%) correspondieron a reservas nuevas y 268 millones (61%) a reevaluación de las mismas. Ello es digno de destacar, habida cuenta en la última década sólo el 10% de las mayores reservas correspondieron a nuevos hallazgos, lo que denota un cambio de tendencia, producto del mayor esfuerzo exploratorio. No deja de preocupar el hecho que, debido a que la extracción de crudo a aumentado proporcionalmente más que la incorporación de reservas del mismo determinó una ligera caída de la relación reservas – producción (R/P), pasando esta de 6.9 en 2012 a 6.6 en 2013, cuando nuestra meta para el 2018 es llegar a 10, que es lo más razonable. 

Las cifras de 2013 suponen una relación de reservas/producción de 6,6 años y un porcentaje de reposición del 118 % con respecto al año 2012, en un escenario de incremento en la producción por encima del millón de barriles por día, que fue el promedio en 2013, se trata de la mejor cifra que en materia de reservas de crudo ha logrado el país en los últimos 15 años. La meta establecida hacia el 2018, para sostener la caña de producir más del millón de barriles diarios promedio/año, es la incorporación de 615 millones de barriles al año, de los cuales 240 millones se espera provengan de nuevos descubrimientos. 

Para alcanzar estas metas es menester superar los escollos que le han impedido al sector tener un mejor desempeño, especialmente en lo atinente a la mayor diligencia con la que se deberán tramitar y expedir las licencias ambientales, desde luego sin desmedro del rigor con el que deben proceder la ANLA y las corporaciones autónomas regionales, igualmente en lo que concierne a las consultas previas cuando hay lugar a ellas, que siguen sin ser regladas eficazmente. Igualmente se requiere de un serio esfuerzo para superar los desencuentros con las comunidades asentadas en el área de influencia en donde operan las empresas, que han visto crecer como la espuma la conflictividad social, que se traduce en bloqueos y protestas y, desde luego, se debe hacer un mayor esfuerzo en el propósito de neutralizar los ataques de la subversión a la infraestructura de la operación y el transporte. 

Por las razones anteriormente expuestas no se pudo alcanzar la meta el año anterior de la perforación de pozos exploratorios que estaba cifrada en 130 y se alcanzaron a perforar 115, para este año se ha planteado la meta de llegar a los 135 y todo indica que la vamos a lograr. Y si nos atenemos al avance de la actividad sísmica, que el año anterior sobrepasó la meta de los 25.665 kilómetros  y ya para junio de este año tuvo un cumplimento del 60% de la meta para todo el año, que es correr 25.750 kilómetros, el futuro de la industria es muy promisorio. 

Claro, para alcanzar todas estas metas, todas ellas ambiciosas se requiere el concurso de la inversión y de los inversionistas y a este respecto podemos decir que a consecuencia de que el largo ciclo de auge del sector minero – energético llegó a su fin, la tendencia que traíamos se ha revertido y por ello la afluencia de inversión extranjera directa (IED) hacia Latinoamérica ha venido decayendo y Colombia no ha sido la excepción. Sin embargo en el caso particular de Colombia la afectación no ha sido comparativamente mayor, entre el año 2012 y el 2013 experimentó una ligera baja del 10%, al caer desde los US $5.471 millones a los US $4.909 millones y en el primer semestre de este año se registró una baja del 7.4%. Pero el monto de la inversión sigue siendo importante, para este primer semestre estamos hablando de US $6.723 millones, 83.8% de la totalidad de la IED. 

Colombia sigue siendo un país atractivo para la industria petrolera, prueba de ello es el hecho que un estudio reciente  de percepción por parte de operadores e inversionistas adelantado por Arthur D Little arrojó como resultado que Colombia, con una nota promedio de 3.9 sobre 5, supera a todos los demás países de Latinoamérica, incluyendo a Brasil y México, que obtuvieron 3.7 y 3.3, respectivamente. Es de anotar que en donde le va mejor a Colombia es en prospectividad con 4.1, le sigue de cerca el ambiente político y de negocios con una calificación de 4  y obtiene el 3.6% en términos fiscales y contractuales. Es claro, entonces, por qué Colombia se muestra como un país muy competitivo en materia de hidrocarburos. 

Por ello, no es de extrañar el buen resultado que se obtuvo en la reciente Ronda 2014 la que, contrariamente a quienes le auguraban un rotundo fracaso,  se ubicó en un segundo lugar por el monto de la inversión comprometida (US $1.400 millones) y en cuarto lugar en asignación de bloques entre ocho versiones de la Ronda. Nos debemos, entonces, dar por bien servidos, pues no estamos jugando sólo en la cancha; los 95 bloques nuestros que fueron ofertados estaban compitiendo con más de 3.000 que estaban también pujando por atraer a la inversión y a los inversionistas de la industria petrolera en el mundo. El país tiene un gran desafío por delante: aumentar sus reservas para espantar el fantasma de la pérdida del autoabastecimiento de crudo, el sólo pensar en esa eventualidad aterroriza porque trae a la memoria lo que le significó al país toda una década de importación de petróleo después que perdió su autosuficiencia en 1975. 

 

Bogotá, octubre 21 de 2014

www.amylkaracosta.net

 

LOLITA, LA INTRÉPIDA

Siendo las 5 de la madrugada de este viernes 21 de noviembre su noble e impetuoso, pero estrujado y fatigado, corazón dejó de latir; ella, entonces, enmudeció y, en presencia de mi hermano el galeno José Manuel Acosta M, cerró para siempre sus párpados, ocultando de esta manera el brillo y la vivacidad característicos de su perspicaz mirada. Después, todo fue silencio, tristeza en su entorno y pesadumbre para todos y todas quienes la quisimos y admiramos en vida.

Dice Paulo Coelho que nuestra vida transcurre y discurre de ciclo en ciclo, de tal modo que cuando uno cierra un ciclo se abre otro. Pues bien, esta vez, muy a su pesar, nuestra hermana Lolita cerró su último y postrer ciclo vital, tras un largo trasegar y un duro trajinar, con todos sus altibajos, dejando a su fugaz paso una gran estela de obras y realizaciones que le han de trascender. 

No le falta razón a Freddy Oñate, cuando al reseñar en El Pilón su meritorio periplo vital, durante el cual ella tomó la vida como misión y no como carrera, afirmó que “hablar de Lolita es hablar de periodismo” y cómo no, añado yo, de folklor, actividades estas, todas ellas, que ejerció con denuedo, consagración, profesionalismo y con un gran sentido de la responsabilidad y la ética, tan venida a menos en los tiempos que corren. Ella siempre predicó con el ejemplo!

Lolita fue una mujer aguerrida como la que más, sin medias tintas, luchadora, corajuda, tenaz, perseverante y, por sobre todas las cosas, comprometida en grado superlativo con las causas que abrazó, que no fueron pocas, de modo febril y frenético. 

Su arrojo e intrepidez no conocieron límites, nada la arredró ni la amilanó, no se doblegó ni ante la amenaza ni ante el halago. Ni el aleve atentado criminal contra su integridad, que por poco le cuesta la vida, la acalló. Así era Loly, valiente hasta la temeridad!

El Diario vallenato, en el que tuvo como compañero de aventura al que fuera el padre de sus primero(a)s hijo(a)s (Elisa, Ananai y Andrés), Gilberto Villarroel, fue para ella algo así como la niña de sus ojos. Por espacio de más de 12 años, contra viento y marea, remando contra la corriente, trabajando con las uñas para sacarlo, circuló en toda la región Caribe, constituyéndose en un obligado referente del periodismo veraz e imparcial. Y prefirió parar su rotativa y cerrar las páginas del tabloide que editaba a diario, sin importar si llovía, tronaba o relampagueara, viéndose obligada por fuerza de las circunstancias a migrar al mundo digital como refugio, antes que dar su brazo a torcer.

Con el mismo empeño y consagración, con alma, vida y sombrero, le dedicó gran parte de su vida procelosa, volcánica, a la promoción del Festival de la Leyenda Vallenata, asida de las manos con sus dos grandes amigas, la Cacica Consuelo Araujo y la Polla Monsalvo. También a la promoción del vallenato vernáculo a través de su Fundación de Reyes y Juglares, así como el acompañamiento al Turco Gil y Los niños del Vallenato, convirtiéndose para ellos en su mentora, en su Ada madrina. Y fue más lejos, en su afán de difundir y visibilizar aún más la música del acordeón, acunó en Valledupar el Encuentro Mundial de la Música de Acordeón.

Así se Grande fue Lolita, a quien interpretó fielmente José Atuesta Mindiola en una de sus cadenciosas décimas que le inspiraron su partida leyendo lo que era su pensamiento y muy seguramente su paradigma, al exclamar que “la senda es angosta cuando el mar está a la vista”.

Lolita, la irreductible, libró su última gran batalla contra una penosa enfermedad que la agobiaba terriblemente, a la que se enfrentó y resistió con gran estoicismo, hasta que no pudo más y se rindió con gran resignación cristiana ante el designio de Dios. Fue esta la única y definitiva batalla que perdió y eso porque así lo dispuso el Todo poderoso, nuestro Dios Malei´wa. 

Dice José Saramago que “siempre acabamos llegando a donde nos esperan” y a Lolita la esperaba ansioso, anhelante, su entrañable hijo Jaime Daniel, fruto de su amor con Gustavo Gutiérrez, el romancero del Vallenato, quien falleció tempranamente en extrañas circunstancias, aún no esclarecidas, adelantándosele a su madre para recibirla entre sus brazos allá en donde esta Dios. 

Pero, bien ha dicho Isabel Allende que “la muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan, si puedes recordarme, siempre estaré contigo” y así será. En su mensaje de condolencia recibido de manos de la ex ministra de Salud y de Trabajo María Teresa Forero de Saade nos dice que “la recordaremos en los atardeceres de la ciudad que la vio partir, en la música que la amó, en el murmullo de los foros en los que participó y en todos los acontecimientos que ella divulgó”. Y, a decir verdad, cuando la nostalgia se asome inexorablemente podremos decirle a ella con el Poeta Eduardo Carranza: “te llamarás silencio en adelante y el sitio que ocuparas se llamará melancolía”.

Con el final de nuestra vida terrenal nos percatamos de una triste y a ratos cruel realidad: como dice el tango Volver, interpretado en la voz de Carlos Gardel, El Zorzal criollo, “es un soplo la vida”; al fin y al cabo no somos más que briznas en manos del Creador, sólo eso y nada más. Y la vida termina con la muerte, así como los ríos desembocan en el mar, son sus tributarios. De la muerte dice Antonio Machado que es algo que “no debemos temer, porque mientras somos la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros ya no somos”. Al decir de San Francisco de Asís, “terrible es la muerte, pero ¡cuán apetecida es también la vida del otro mundo a la que Dios nos llama!”.

Un reflexión final: cuando la persona fallece, en este caso Lolita, su cuerpo se torna en inútil morada del Alma que alberga, ahora liberada. Se sepulta el cuerpo, que es algo material, no el alma, que es espíritu puro y, como creyentes que somos, como lo fue también Loly, al igual que nuestro padre Evaristo, nos reconforta saber que quien cree en ti, Señor, no morirá para siempre. Amén!

 

El nuevo cargo de Amylkar Acosta

Amylkar Acosta, ministro de Minas y Energía en el primer mandato del presidente Juan Manuel Santos, ha sido elegido nuevo director de la Federación Nacional de Departamentos.

Acosta, economista de profesión y varias veces senador de la República, es un guajiro muy estudioso de su tierra y de la Región Caribe en general, y por ello, en principio, su designación constituye una buena noticia para la Costa. Evidentemente, habrá que esperar el desarrollo de su gestión para hacer una valoración cabal de la misma.

Le esperan al exministro numerosos desafíos. El primero, conseguir que la organización que pasa a dirigir aumente su notoriedad en la esfera pública: la Federación Nacional de Departamentos apenas carece de proyección y, salvo casos excepcionales, solo salta a la primera plana de los diarios (y seguramente no de todos) cuando los 32 gobernadores del país eligen al nuevo director, como sucedió ayer en la 79° asamblea de gobernadores celebrada en Manizales.

Sin embargo, si se considera que el país acometerá más temprano que tarde un proceso de descentralización real, la Federación de Departamentos está llamada a  desempeñar un papel más relevante del que ahora tiene. De esto, el exministro Acosta parece tener una clara conciencia, puesto que, en declaraciones a EL HERALDO tras su nombramiento, anunció ayer que una de las tareas centrales de su mandato consistirá en fomentar la descentralización administrativa del país y, al mismo tiempo, la integración entre departamentos.

El presidente Santos ha expresado en diversos momentos su compromiso con la descentralización.  Lo hizo con particular elocuencia al anunciar la gran remodelación ministerial de septiembre de 2013, y lo reiteró tras ganar de manera apretada las últimas elecciones presidenciales con el apoyo de algunas regiones, muy en particular de la Costa Atlántica.

Pese a todo, Colombia  sigue siendo un país  excesivamente centralista, de modo que en este terreno el flamante director de la Federación de Departamentos tiene por delante una ardua tarea.

La primera oportunidad para ponerse a prueba la tendrá el exministro de inmediato, ya que el Gobierno central se encuentra en plena elaboración del Plan de Desarrollo Nacional que determinará  la orientación de las inversiones públicas en el próximo cuatrienio.

El Departamento Nacional de Planeación, DNP, que encabeza Simón Gaviria, ha constituido para tal efecto cinco mesas de trabajo, y el proyecto resultante lo presentará al Congreso de la República al inicio de sesiones el año próximo.

Acosta ha destacado también entre sus prioridades ‘aterrizar’ el posconflicto en las regiones. Un objetivo fundamental, porque, si el actual proceso de paz llega a buen puerto, está claro que los esfuerzos tendrán que centrarse en los territorios que más han padecido la violencia de los grupos armados ilegales.

El exministro de Minas tiene, además, la misión de que el presidente Santos cumpla sus promesas de campaña, algo muy complicado si se considera el enorme déficit que arrastran las cuentas públicas. La Región Caribe, en concreto, espera que le aseguren la financiación de varias obras trascendentales de infraestructura, muchas de las cuales solo cuentan con recursos para el presupuesto de 2015, pero no para vigencias futuras.

Como se ve, al exministro Acosta le aguardan grandes retos, tarea para la que le deseamos  la mejor de las suertes desde este periódico.

Una aclaración necesaria

Amiga Darcy, primero fue cuando fui elegido representante de los gobernadores ante la Junta directiva de Ecopetrol, luego cuando fui nombrado Ministro de Minas y Energía y ahora nuevamente, a raíz del escándalo en la Corte Constitucional, se me ha tratado de vincular con el escándalo de la defraudación de que fue objeto el Departamento de Casanare en una suma que supera los $23.000 millones provenientes de las regalías. Ello en una nota al medio de de Caracol. Esta fue la nota aclaratoria que tuve que sacar siendo Ministro y ya te envié los certificados de Cámara de Comercio que aclaran cualesquier duda que subsista. Te lo envío para que lo socialice con los medios. Por Favor!

Certificado Cámara de Comercio LIKUEN COL S.A. 1

Certificado Cámara de Comercio LIKUEN COL S.A. 2

 

Una aclaración necesaria

MME, Bogotá D.C., octubre 25 de 2013. En la emisión del noticiero Hora 20 de Caracol Radio de la noche de ayer, al dar cuenta de la condena proferida por la Unidad Anticorrupción de la Contraloría General, tanto al ex gobernador de Casanare Witman Herney Porras, como a la empresa Likuen Col S.A Industria Carboquímica Nacional y a la Fiduciaria de Fidupetrol, aluden a mi nombre como supuesto fundador de dicha empresa. Al respecto me permito aclarar lo siguiente:

Es absolutamente falso que yo haya sido el fundador de la empresa Likuen Col S.A Industria Carboquímica Nacional, como tampoco soy ni he sido socio o directivo de la misma, como lo pueden constatar en los registros que lleva la Cámara de Comercio cuya certificación anexo.

 

Por tal razón, en ningún momento he sido vinculado a la investigación que ahora concluyó con dicha condena.

 

Ciertamente fui impulsor en su momento, hace más de ocho años, de las iniciativas que emplearan procesos de licuefacción del carbón para producir combustibles a partir de los carbones colombianos, al igual que lo he sido de los combustibles, del gas natural y la energía eólica. Yo he sido quijote, no negociante; soy negado para los negocios, razón por la cual ¡no he sido ni soy socio de nadie en ningún negocio!

 

 

Amylkar D. Acosta Medina

Ministro de Minas y Energía

 

 

Numero de Comunicado: 807 

Lugar de origen: DISTRITO CAPITAL-BOGOTÁ-Colombia, 

Fecha del comunicado: 25/10/2013 

Fuente: MME

Los más destacados

LA TORMENTA PERFECTA

09 Oct 2021 Opinión

¡OH SORPRESA!

09 Oct 2021 Opinión

EL LÍO DE MONÓMEROS

24 Sep 2021 Opinión

LA PESADILLA DE ELECTRICARIBE

24 Sep 2021 Opinión

EL DECANO DEL PERIODISMO

01 Sep 2021 Opinión

Sígueme en Facebook