Categoría: Opinión
Visto: 958 times

Cuando Franco Ovalle, gobernador electo del Cesar, dijo que Vargas Lleras era su amigo personal y el dueño de la chequera (http://bit.ly/1NbyyLa), no se imaginó que, dos meses después, el presidente Santos le iba a recordar a todo el país, en una cumbre de gobernadores, que el verdadero dueño de la chequera y quien decide, en última instancia, las inversiones es el Presidente de la República.

 

Para nadie es un secreto que lo único que realmente une a Vargas Lleras y a Santos es su oportunismo político. El Presidente no sabía que había incubado a un monstruo capaz de morder la mano que le da de comer, igual que él ya lo hizo con quien le dio la posta presidencial, así haya sido en beneficio de los más altos intereses de la Nación.

El cisma ocasionado por Vargas Lleras y propiciado por Juan Carlos Granados, gobernador saliente de Boyacá, en la pasada Cumbre de Gobernadores, en Villavicencio, tiene un trasfondo que los más agudos analistas y avezados reporteros no han encontrado.

Amylkar Acosta, el director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos (FND) es un profesional guajiro de grandes quilates, que llegó a ese cargo en un momento de inflexión, dados el escándalo en que se había visto envuelto Germán Chica y al bajísimo perfil y poca acogida de Gloria Escalante, quien lo reemplazó. El perfil de intelectual y académico, unido a la percepción de hombre probo en el servicio público, han permitido que Acosta le devuelva, en tan solo un año, prestancia a la Federación. Y eso no le conviene a Vargas Lleras, que sabe que Amylkar, además de liberal, es un hombre leal a Santos.

Amylkar Acosta es hoy el único costeño con talla nacional y resonancia en el Caribe, que le puedo hacer mella a la creciente influencia de Alex Char en la región costeña, y que estará con las manos maniatadas a partir del primero de enero, cuando se posesione como Alcalde de Barranquilla. Juan Carlos Granados, el mencionado gobernador saliente de Boyacá, está aspirando a reemplazar a Acosta, y propició la comida en Villavicencio y el conato de crisis de la Cumbre de Gobernadores en la capital llanera. Por cierto, ¿qué hacía Juan Carlos Granados en la reciente Cumbre de Gobernadores del Caribe, como lo anotó D’arcy Quinn en Twitter?

He ahí el verdadero quid del asunto. Desplazar a alguien que puede hacerle sombra a Alex Char y conseguirle chanfaina a un amigo cercano y leal en un cargo que permite una alta interlocución con todos los gobernadores del país. No importa que sea haciéndole zancadilla a alguien de los afectos del verdadero dueño de la chequera.

 

 

Nicola Stornelli G.
Gestor del Puerto Digital de Vdupar y de Cesar Digital
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Por: Nicola Stornelli García

Noviembre 19 de 2015