Oct 24, 2020 Last Updated 4:25 PM, Sep 29, 2020

EN LA CIMA DE SUS 90 AÑOS

Categoría: Opinión
Visto: 101 times

 

“Vivir implica tener una misión, en la medida que se evite luchar
por un propósito valioso, la vida será vacía” Ortega y Gasset

En estos tiempos azarosos de la pandemia del COVID-19 se ha vuelto un lugar común hablar de la necesidad de reinventarnos. Pues bien, si hay alguien que nos puede dar cátedra de cómo reinventarse, ese es el Doctor de verdad, porque es doctorado en Derecho en nuestra Alma Mater, la Universidad de Antioquia, Jorge Cárdenas Gutiérrez.

Después de llegar “en paracaidas”, como el mismo dice, a la Federación Nacional de Cafeteros en 1983 y dedicarle 39 años, 18 de ellos como Gerente General y de ser reconocido como uno de los líderes más importantes del país, dio un paso al costado sucediéndolo Gabriel Silva Luján, quien recibió de sus diestras manos la posta que él a su vez había recibido de manos del hasta entonces irremplazable “Mister coffee” Arturo Gómez Jaramillo.
Generalmente cuando se hace dejación de un cargo al que durante tantos años se le ha dedicado alma, vida y corazón, como le es propio a este caballero de industria, sobreviene y ataca implacablemente el stress postraumático. Este no fue el caso de Don Jorge Cárdenas Gutiérrez, gracias a que supo reinventarse y reconvertirse, sirviéndole como la más eficaz terapia contra este enemigo silencioso.
En efecto, así como llegó a encumbrarse hasta la Gerencia General de la Federación de Cafeteros, ascendiendo por las escaleras y no por el ascensor, sin haber sembrado una mata ni recogido un grano de café, se topó de manos a boca con otro reto hasta entonces ajeno a sus quehaceres, los biocombustibles. Así como llegó a ser el Zar del café en Colombia, convirtiendose en su vendedor estrella en el competido mercado internacional, se reconvirtió sin vísperas en el Zar de los biocombustibles en Colombia. Esta es su mejor carta de presentación.
También esta vez llegó “en paracaidas” y se repite la historia: sin sembrar una mata de caña o de palma, se convirtió en uno de los gestores en Colombia de la industria de los biocombustibles, que nació al amparo de mi Ley 693 de 2001. Él fue uno de los fundadores de la Federación Nacional de Biocombustibles, presidiendo su Asamblea de constitución el 24 de febrero de 2004 y desde entonces integrante de su Junta directiva.
Su Oficina particular, ubicada en la Calle 72 Avenida Chile, se constituyó en la primera sede de la Federación de Biocombustibles y su eterna Secretaria Vicky Lindo fungió de facto como la primera Secretaria de la Federación. Cuantos visitaban a su Oficina, despues de charlar con el sobre los biocombustibles, que era su nuevo “juguete”, siempre partían con alguna publicación sobre su realidad y perspectivas. Fue sorprendente para muchos de sus amigos y contertulios el cambio extremo de este prohombre, que cambió el chip de un momento a otro y a poco andar se había convertido para el gremio de los biocombustibles lo que enantes había sido para el gremio de los cafeteros.
Su magnetismo, su empatía y su don de gentes, cultivado con esmero, hicieron de Jorge Cárdenas Gutiérrez uno de los personajes más influyentes y prestantes de este país, una especie de ábrete sésamo, porque no hay puerta que él toque que no se le abra. Este, que es un atributo, compartido por él con su amada Cecilia Santamaría, ya desaparecida y lo han heredado sus hijos Patricia Eugenia, Jorge Hernán, Mauricio y Eduardo, quienes a partir de sus luces han brillado con luz propia.
A propósito del Tour de Francia que comienza mañana y en el que esperamos el lucimiento de los corredores colombianos, podemos decir metafóricamente que Jorge Cárdenas Gutiérrez, como buen paisa ha sido un gran escalador, todoterreno, pero defintivamente él ha hecho méritos para hacerse acreedor es al premio de regularidad.
Razón tuvo cuando en el curso de un reportaje no titubeó para afirmar que esperaba que su epitafio dijera “cumplí con lo que me tocó, con mi tiempo, con mi gente, con mi obligación”. Esta frase lo retrata de cuerpo entero, como un hombre ejemplar y ejemplarizante!

Cota, agosto 28 de 2020
www.amylkaracosta.net

 


Los más destacados

¡LA HORA DEL AGRO!

27 Sep 2020 Opinión

EL PRE SUPUESTO

27 Sep 2020 Economia & Sociedad

EL TÚNEL UNIDIRECCIONAL

27 Sep 2020 Opinión

ODA A LA DOCENCIA

27 Sep 2020 Opinión

Sígueme en Facebook