Apr 06, 2020 Last Updated 1:46 AM, Apr 2, 2020

LA MEZQUINDAD DE PROMIGAS

Categoría: Opinión
Visto: 35 times

 

La mezquindad de la empresa transportadora de gas natural PROMIGAS no conoce límites. He quedado de una sola pieza, como se suele decir en mi tierra, estupefacto diría la Real Academia Española (RAE), al leer en El Heraldo de Barranquilla la noticia que da cuenta de la aprobación por parte de la Asamblea de sus accionistas de aportar, a través de su Fundación, $22.000 millones para enfrentar la pandemia del COVID-19, excluyendo a La guajira, que es en donde están los yacimientos de gas natural de los cuales se abastece para llevarlo hasta los centros de consumo en la región Caribe. Esto es inaudito e indignante!

En primer lugar, cabe resaltar el hecho que para hacer ese aporte concurren PROMIGAS y “sus empresas vinculadas”, entre las cuales se cuenta su filial Gases de La guajira. Dichos recursos tienen como destinación específica los departamentos del Valle del Cauca, Cauca, Santander y Antioquia, los cuales recibirán $10.000 millones; el Departamento del Atlántico y su capital Barranquilla $6.000 millones, mientras que los departamentos de Bolívar, Córdoba y Sucre recibirán $4.000 millones. Hasta el Perú recibirá una donación de parte de PROMIGAS de $2.000 millones, dejando por fuera, como las guayaberas, a los departamentos de La guajira, el Cesar y el Magdalena (¡!).
La ojeriza de PROMIGAS con La guajira no es de ahora, su trato discriminatorio para con ella tiene una larga y penosa historia. Veamos: el 21 de junio de 1977 se inauguró su gasoducto, con una extensión de 380 kilómetros, para llevarle el gas natural al complejo industrial de Mamonal en Cartagena, beneficiando de paso con el gas domiciliario y vehicular a Cartagena, Barranquilla y Santa Marta. La guajira y sus municipios, entre ellos Manaure, que es donde se encuentran los yacimientos de Chuchupa, Ballenas y Riohacha, tuvieron que esperar diez largos años para contar con este servicio, gracias al Acuerdo de Villanueva que suscribí con ECOPETROL como Secretario de Planeación del Departamento .
En lugar de un acercamiento con La guajira, han preferido tomar distancia y darle la espalda, tanto es así que, como los Estatutos de PROMIGAS establecieron su domicilio en Riohacha y por ello sus asambleas tenían que realizarse en la capital del Departamento y ese “viajeteo” los incomodaba, optaron por cambiar el domicilio y lo establecieron en Barranquilla, razón por la cual ya ni para eso “portan” por allá sus directivos. Y lógicamente, al tener su domicilio en la capital del Atlántico, es allá en donde tributan su impuesto de industria y comercio (ICA).
Hace rato venían amenazando con cortarle el suministro del gas domiciliario a Maicao, pretextando e invocando su propia culpa, que por falta de mantenimiento del tubo que transportaba el gas desde Riohacha el riesgo de un accidente era alto. Supuestamente, ellos no le habían dado el mantenimiento requerido dizque porque las comunidades indígenas asentadas en el área de influencia del gasoducto no lo permitían, lo cual fue desmentido por el entonces Gobernador (E) Weildler Guerra luego de dialogar in situ con ellas . Finalmente PROMIGAS se salió con la suya y lo deshabilitaron, viéndose Gases de La guajira en la necesidad de construir otro gasoducto desde el Municipio de Albania para poder seguir prestando el servicio de gas domiciliario a Maicao. Y, como si lo anterior fuera poco, PROMIGAS no ha permitido que la subestación reguladora instalada en Aremasáin, corregimiento del Municipio de Manaure, se conecte a dicho tubo, el cual, entre otras cosas, no es de dicha empresa sino del Departamento de La guajira, en virtud del Acuerdo de Villanueva .
Cabe recordar que el 21 de octubre de 2001, a consecuencia del estallido del gasoducto de PROMIGAS en un tramo que atravesaba una zona poblada de Riohacha perecieron en el acto 7 humildes moradores del lugar y dos más posteriormente, entre tanto 11 más quedaron lisiados a consecuencia de sus quemaduras en su cuerpo debido a la conflagración y los indígenas que habitaban el lugar quedaron en la ruina y sus familiares todavía están a la espera de ser indemnizadas. La guajira ha resistido con estoicismo el abandono y la discriminación de la cual ha sido objeto inveteradamente, pero la paciencia se agota. Basta ya!

Cota, marzo 27 de 2020
www.amylkaracosta.net


Los más destacados

BAJAN LA CALIFICACIÓN DE LA DEUDA …

01 Abr 2020 Economía Internacional

SUDANDO PETRÓLEO

01 Abr 2020 Opinión

NO ESTÁN SOLOS

01 Abr 2020 Opinión

UNA ACLARACIÓN NECESARIA

01 Abr 2020 Opinión

Sígueme en Facebook