Nov 15, 2019 Last Updated 4:09 PM, Oct 28, 2019

ANTHONY JOSÉ ZAMBRANO: LA REVELACIÓN EN DOHA

Categoría: Opinión
Visto: 69 times

Anthony José Zambrano, nació en Maicao (La guajira), es uno de tantos colombianos a quienes la violencia ha forzado a su desplazamiento y desarraigo. En su caso, no alcanzó a conocer a su padre, lo asesinaron vilmente y ello obligó a su madre Miladys a partir con su único hijo a rehacer su vida y la de él en la capital del Atlántico que los acogió. Anthony José es un hombre de retos, el primero de ellos fue sobrevivir en medio de la pobreza y la precariedad. 

Anthony José y su madre Miladys, como decimos en nuestra tierra, han pasado más trabajo que Justo Rojas en Villanueva (ver mi Lexicón de guajirismos) o también, como se suele decir a menudo, les ha tocado pasar el Niágara en bicicleta y también en bicitaxi. A ellos les viene muy bien la composición de Marciano Martínez, interpretada por los hermanos Zuleta, Pobre infancia, en la cual se dice que “era tanta la pobreza de mi vieja, que a veces hasta la candela pedía p´a juntá el fogón”. Así de patética ha sido la vida de privaciones de este par de titanes.
De modo que si algo ha caracterizado a Anthony José es su espíritu de superación. Él no se conformó ni resignó con seguir en la economía del rebusque en Barranquilla para conseguir el diario sustento de él y su madre. Siempre se ha impuesto metas más elevadas, con la obsesión de darle una casa a su madre “para que viva tranquila” y para que ella deje de estar, como ella misma lo dice, “de aquí p´a ya y de allá p´aca”. Y, rehuyéndole al vicio, a las pandillas y los malos pasos (ver mi Lexicón de guajirismos) que lo asediaban y acechaban en el barrio humilde en donde se refugiaron en Barranquilla, entendió desde bien temprano que, como dice el adagio popular, “más vale llegar a ser que haber nacido siendo”.
A sus 21 años, Anthony José se acaba de colgar en Doha (Catar), en donde se realizó el Mundial de Atletismo, la medalla de plata, su tercera presea en línea, después de los Panamericanos de Lima en agosto pasado, en donde se hizo acreedor a la medalla de oro por su brillante actuación, precedida por su resonante triunfo en Suiza, en el mes de junio, en donde se coronó como campeón en los 400 metros planos, que es su especialidad.
Después de asegurar su paso a los Juego Olímpicos de Tokio en 2020 con su triunfo en los Panamericanos, en Doha ratificó sus condiciones, batiendo su propia marca con un registro de 44.15 segundos, para estar allí, en donde aspira a estar, ojalá, en lo más alto del podio. Él, como afirma Mandela, es consciente de que “después de escalar una colina, uno se encuentra sólo ante muchas colinas que escalar”; por eso ha dicho que “uno no tiene que ser mediocre y complacerse con una marca. Aquí sigo y vamos hacia adelante”. Como vemos, no es amigo de la autocomplacencia.
Anthony José, con su actuación y su talante de deportista disciplinado y consagrado ha sabido dejar bien en alto el pendón tricolor, así como la divisa de los departamentos de La guajira y el Atlántico, fundidos en él, como el hijo egregio del Caribe colombiano que es. Se trata de nada menos ni nada más que del primer medallista colombiano en un evento de pista en un campeonato Mundial de Atletismo, esta vez en Doha. Aspiramos y esperamos que repita su hazaña en Tokio el año entrante, él tiene madera e ímpetus para lograrlo!

Bogotá, octubre 7 de 2019
www.amylkaracosta.net


Los más destacados

Sígueme en Facebook