Oct 15, 2018 Last Updated 7:01 PM, Sep 6, 2018

LA VÍA DE LA INTEGRACIÓN

Categoría: Opinión
Visto: 410 times

Han transcurrido casi 50 años, de los 53 años que cumple La guajira de haberse erigido como Departamento, desde que se empezó a gestar, gracias a la gestión del entonces Gobernador Nelson Amaya Arregocés, el proyecto de la construcción de la llamada Vía de la integración, la cual he preferido denominar la carretera Marginal de la Sierra Nevada y que ahora lleva por nombre Francisco El Hombre.

Los primeros estudios y diseños de la misma corrieron a cargo del ingeniero Ricardo Márquez Iguarán. Se trata de una vía secundaria alterna de 48 kilómetros, que unirá al corregimiento de Tomarrazón y el municipio de Distracción, siguiendo la ruta del Camino Real de épocas remotas, la cual reducirá significativamente la distancia (55 kilómetros menos), el tiempo de recorrido y el costo de transporte entre Riohacha y Valledupar. Nos recuerda el antropólogo Weildler Guerra Curvelo que “esa fue la ruta que siguió hacia 1856 el explorador francés Eliseo Reclus para llegar hasta Chorreras, en lo que hoy llamamos el Sur de La guajira”.
Esta vía desembotellará e incorporará una amplia zona de La guajira, hoy confinada, a su desarrollo económico y social y de contera está llamada a constituirse en un corredor de carga entre el norte del Cesar y el sur de La guajira con la Troncal del Caribe, dándoles un rápido acceso, a un bajo costo, a Puerto Brisa y otros puertos más que se proyectan en el litoral de La guajira. De esta manera se integrará La guajira y a esta con el Cesar. Así La guajira ganará en competitividad, como se pudo establecer por parte de la Comisión Regional de Competitividad, que tuve el honor de presidir, al aprobar su Plan y definir la Agenda departamental con el fin de avanzar en dicho propósito en noviembre de 2008 .
Lo confirmó la Agenda Prospectiva para La guajira, promovida por la Fundación El Cerrejón y en cuya elaboración participaron activamente la Gobernación, la Federación Nacional de Departamentos, el SENA, CORPOGUAJIRA, la Cámara de Comercio y el PNUD. Una de sus más importantes conclusiones fue que “La guajira tiene una alta dependencia económica del sector extractivo y de las instituciones públicas, tales recursos no son sostenibles y no se ha tomado seriamente la necesidad de construir una nueva economía y esta pasa por crear las condiciones para la reconversión económica”. Y esta no será posible sin la recuperación, reparación y ampliación de su malla vial, considerada como “infraestructura estratégica”.
En la década del 70, la entonces Gobernadora Lola De la Cruz Matos logró con el Presidente Alfonso López la expedición de la Ley 14 de 1978, mediante la cual se le facultó “para ceder al Departamento de La guajira el valor de las regalías que corresponden a la Nación por concepto de la producción de los yacimientos de gas que se generen en dicho Departamento” por cinco años. Dichos recursos tenían por destinación específica invertirlos “exclusivamente” por parte del Ministerio de Obras Públicas, a través del Fondo Vial Nacional, en la financiación de los estudios y construcción de esta vía. En desarrollo de la misma se expidió el Decreto 779 de 1979. Años después este proyecto tropezó con el impasse provocado por los desencuentros de la pequeña política, pues no faltó quien se opusiera a su ejecución con el peregrino argumento de que esta no era la vía de la integración sino dizque de la desintegración, simple y llanamente por tener un trazado distinto de la trocha en que se ha convertido la actual carretera que une a Riohacha con San Juan del Cesar.
En la década de los 80 el Ministerio de Obras Públicas (MOP) contrató con el consorcio ESTRUCO-Salas, Suárez-Silva los primeros trabajos, los cuales estuvieron antecedidos por la intervención del tramo La Florida – Tomarrazón, la cual fue asfaltada por el Distrito de Carreteras, a cargo del Ingeniero Alcides Movíl. Pero, a poco andar, las obras fueron suspendidas por decisión de CORPOGUAJIRA, bajo la dirección del Ingeniero y ex gobernador de La guajira Francisco Daza Tovar, desde entonces abanderado de este proyecto, debido al desastre ambiental causado en desarrollo de la obra. Ello dio lugar, posteriormente, a la declaratoria de caducidad del contrato por parte del MOP y la consiguiente parálisis de la ejecución del mismo. En la década de los 90, siendo Presidente de la República Cesar Gaviria y Ministro de Transporte Jorge Bendeck Olivella, este quiso reanudar los trabajos, con tan mala suerte que la demanda que había interpuesto dicho consorcio lo impidió.
Desde entonces, en todos los planes de desarrollo del Departamento, 4 de ellos en los últimos 6 años (¡!) se ha identificado y priorizado este proyecto por su importancia estratégica para el Departamento. Pero, tal vez el paso más decisivo se dio con ocasión del trámite del proyecto de Plan Nacional de Desarrollo Todos por un Nuevo País (2014 – 2018), cuando toda la dirigencia de La guajira se unió para plantearle al Director del DNP Simón Gaviria y al Presidente Juan Manuel Santos la imperiosa necesidad de incluir en el mismo este Proyecto, junto con la Circunvalar de la Alta guajira y la segunda fase de la Represa del Ranchería. Hace poco, en vista de que La guajira había quedado acéfala, luego de la suspensión del Gobernador Wilmer González, recién elegido, le solicitamos una audiencia al Presidente de la República, en el curso de la cual le entregamos una Carta abierta en la que le planteamos su apoyo para la ejecución de este proyecto, al que consideramos de la más alta prioridad .
Habida cuenta que luego del severo recorte de las regalías que sufrió La guajira, no había posibilidades de financiarlo con cargo a las mismas, amén de que la nueva política del Gobierno para la ejecución de obras públicas que terminó imponiéndose fue la de las Alianzas Públicas – Privadas (APP/Ley 1508 de 2012), esta es la única opción con la que se cuenta para darle viabilidad al mismo. A su paso por la Gobernación Weildler Guerra Curvelo se hizo el propósito de sacar avante la APP que había sido propuesta por el originador, el consorcio CONYNCO S.A.S – DEINCO S.A.S y Asociados y para ello dio los pasos conducentes para la aprobación de su pre-factibilidad y continuidad del proceso.
En efecto, logró que la Asamblea del Departamento, mediante Ordenanza 441 del 7 de septiembre de 2017 lo facultara para comprometer “vigencias futuras excepcionales” para este proyecto, que había sido declarado de “interés estratégico” para la competitividad del Departamento mediante acto administrativo, hasta por $114.000 MM. Estos recursos, provenientes de la sobretasa ACPM durante el período 2018 – 2036, se comprometieron para garantizar “la realización de las obras contempladas en el Sistema de Integración Vial Francisco El Hombre”, en alusión al primer juglar de la música de acordeón que se conoce como Vallenato. Los diputados tuvieron el acierto de anexar a esta APP, como unidades funcionales, la recuperación, conservación y mantenimiento de varias vías terciarias, entre ellas La Florida – Cuestecitas, La Florida – Tomarrazón y La Florida – El Ebanal, las cuales habían quedado sin fuente de financiamiento a raíz de un fallo del Consejo de Estado.
Más recientemente la Duma Departamental, presidida por Ildefonso Medina, le confirió autorizaciones “plenas y necesarias” a la Gobernadora (E) Tanía María Buitrago González “para continuar con las etapas” subsiguientes de la APP de este proyecto de Concesión, mediante la Ordenanza 463 del 14 de junio. Ello implica el proceso de “estudio, viabilidad, aprobación y contratación” de la APP. Esta contempla el “diseño, construcción, mantenimiento y operación el Sistema de Integración Vial en el Departamento de La guajira”. Ella ha querido, en aras de la transparencia, como dice Poncho Zuleta en la Sandiegana, llenarse de requisitos y por ello ha considerado prudente solicitar un concepto técnico a la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) y por su parte la Asamblea Departamental hará lo propio con la Sociedad Colombiana de Ingenieros, antes de darle el banderazo a la ejecución de este proyecto de importancia singular. Y ello está muy bien, en aras de garantizar que no quede sombra de duda sobre el proceso que se ha venido adelantando. Nuestra exhortación, entonces, es a no desaprovechar esta oportunidad para lograr la concreción de este sueño largamente acariciado por los guajiros!

Miami, julio 1 de 2018
www.amylkaracosta.net


Los más destacados

REALIDAD Y PERSPECTIVA DEL GLP

06 Sep 2018 Opinión

CRISIS Y OPORTUNIDAD

06 Sep 2018 Opinión

LA REPRESA REPRESADA

06 Sep 2018 Opinión

NOS ESTAMOS SOBREGIRANDO

06 Sep 2018 Opinión

CERO TOLERANCIA DEL MERCURIO

06 Sep 2018 Opinión

Sígueme en Facebook