Nov 24, 2017 Last Updated 8:14 PM, Nov 14, 2017

VACAS LOCAS

Categoría: 2001
Visto: 92 times

Bogotá, enero 15 de 2001

Doctor
RODRIGO VILLALBA
Ministro de Agricultura
E. S. D.

Respetado Señor Ministro:

 

 Con suma preocupación he leído en la edición del 8 de enero de 2001 del diario El Tiempo, un artículo denominado "Las vacas locas no tienen cementerio", escrito por Steve Stecklow, redactor de The Wall Street Journal, en el cual se hacen afirmaciones sumamente graves, las cuales nos mueven a enviarle este Oficio.

El mal de la vaca loca, Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), que afecta el cerebro del animal, ha infectado a más de 177.000 vacas británicas y ha sido asociada con la muerte de más de 80 personas causada por la variante humana denominada Creutzfeldt-Jakob.. Se dice que el virus puede durar 8 años incubado, por lo que no se sabe a ciencia cierta cuántos animales y cuántas personas estén contaminadas del virus, cuya razón y causa principal se deben a la alimentación con concentrados.
En la Gran Bretaña hay 15 sitios donde se almacenan restos de ganado que fueron molidos y secados para convertirse en un polvo marrón similar al aserrín, conocido como harina de hueso. Y en toda Europa, desde 1996, cuando los científicos se dieron cuenta que la enfermedad podría ser transmitida a los humanos, han sido sacrificadas unas 4.75 millones de vacas viejas, las que están en mayor riesgo de contraer el mal. Pero los incineradores británicos no dan abasto; cada semana, entre 20.000 y 30.000 de las vacas más viejas continúan siendo desechadas y sus restos convertidos en polvo son transportados en camiones hacia los depósitos de harina.
Funcionarios de la Unión Europea, respondiendo al pánico de los consumidores, ante el incremento en el número del ganado infectado en ese continente, prohibieron el 4 de diciembre el uso de la harina de hueso que hasta hace poco servía de alimento para aves y cerdos, y en los Estados Unidos, donde no se han reportado casos de ninguna de las variedades de la enfermedad, ni en ganado ni en humanos, está prohibido que donen sangre las personas que hayan vivido más de seis meses en Gran Bretaña desde 1.980.
Como se puede ver, las alarmas las tienen activadas los propios europeos y los Estados Unidos, que bien saben porqué lo hacen. El continente Europeo, que en diferentes ocasiones ha padecido pestes y enfermedades endémicas, está a punto de entrar en pánico; una señal de ello es la reciente caída de los ministros de Salud y Agricultura de Alemania por no haber sido lo suficientemente diligentes en relación con el caso. Además, se han encontrado casos en Italia y Austria, a pesar de que se pensaba que en estos países se había desterrado el virus.
Igualmente se dice en un cable de la Agencia Europa Press de enero 14 de 2.000, que "el Gobierno británico ordenó que se realicen más pruebas, con el objetivo de establecer si los consumidores del Reino Unido están amenazados de infección por el 'mal de las vacas locas' y, en concreto, por las vacas que producen leche, según la Agencia de Control Alimentario del país".
Se dice en el mismo reporte que "Las últimas pruebas que se han llevado a cabo han demostrado que la EBB no podía ser transmitida a los humanos a través de la ingesta de leche de vaca. La duración de la investigación será de tres años, plazo estimado para que se manifiesten los primeros síntomas de la EEB"; hasta entonces, no sabremos con exatitud el nivel de riesgo de contraer dicha enfermedad.
También se dice en otro cable de la misma agencia que "el precio de la carne de vacuno ha caído un 26,2 por ciento como promedio en el conjunto de la UE desde que comenzó, el pasado mes de octubre, la crisis de las 'vacas locas' por el rebrote de la enfermedad en Francia y la aparición de los primeros casos en España y Alemania, según datos de la Comisión Europea. En este periodo, el consumo de carne de vaca cayó un 27 por ciento".
Y más recientemente, esta semana el Ministerio de salud de Argentina, dispuso la prohibición de la importación de la leche, el queso y, desde luego, la carne proveniente de los países de la Unión Europea, en una medida sin precedentes, en previsión del contagio de la EEB.
Por tal motivo, respetuosamente, me permito solicitarle respuesta a los siguientes interrogantes:
1. Cuánta leche importada de Europa tienen en existencia las pasteurizadoras o las firmas importadoras en el País?
2. Qué control fitosanitario se ha efectuado sobre esta leche y qué seguimiento se está haciendo a los grupos humanos que la consumen?
3. Considera el Gobierno que el consumo de esta leche importada de Europa no encierra ningún peligro para el consumo humano?
4. Cuántos registros de importación de leche proveniente de Europa y en qué cantidad están aprobados para el presente año y los venideros?
4. El Gobierno ha restringido estas importaciones o, por el contrario, sigue permitiendo que ingresen libremente y sin ninguna restricción al País?
5. Hay en el País existencias de las denominadas harinas de hueso o de productos similares provenientes de Europa que estén utilizando las productoras de concentrados o que se les esté dando otro uso? En caso de haber existencias, le agradezco indicar en qué cantidad y cuál es el uso que se les piensa dar?
6. Hay registros de importación aprobados para este tipo de productos? Cuántas toneladas han sido autorizadas, con la indicación precisa de su procedencia?
A raíz de la criminal política de apertura que perjudicó a la economía colombiana, principalmente al sector agropecuario, los productores lecheros han debido padecer, no solo los problemas de orden público, sino la competencia desleal y desigual de los países ricos, los pertenecientes a la OCDE, que durante el solo año de 1.998 subvencionaron a sus granjeros y agricultores con US$362.000 millones. En tanto, a Colombia no se le admiten las exportaciones de carne bovina por no haber sido desterrada la aftosa en todo el territorio nacional; sin embargo, la Costa Atlántica, que ya erradicó este flagelo mediante programas de vacunación, no ha recibido la correspondiente certificación, lo cual se esperaba que ocurriera en el año 2.000. Lo cual significa que a las exportaciones colombianas le aplican todo el rigor posible; en tanto que las importaciones entran a nuestros mercados sin mayor resistencia. Ejemplo de ello es el tratamiento dado a nuestras exportaciones de banano y de textiles. Ya lo sabemos, que a las restricciones arancelarias se le suman ahora las para-arancelarias, como son las medidas fitosanitarias para impedir el acceso de nuestros productos agropecuarios a sus mercados.
Hoy en día en Europa es un lujo comer carne de res alimentada con hierba, que en Latinoamérica nos sobra con largueza dada la inmensidad de nuestras dehesas en tierras aptas para la ganadería. Sería bueno saber, ante el castigo que la propia naturaleza le está infligiendo a los países desarrollados, qué acciones se están tomando para que la ganadería colombiana logre posicionarse en esos mercados, que en el corto plazo van a quedar desabastecidos.
Quedo atento a su amable respuesta. Del señor Ministro.

  

AMYLKAR ACOSTA MEDINA
Senador de la República

C.C.

Ministro de Desarrollo
Ministro de Comercio Exterior
Ministra de Salud
Dir. CORPOICA
Dir. ICA
Procurador General de la Nación
Consejo Superior de Comercio exterior
FEDEGAN
SAC
ANALAC


Los más destacados

EL POPULISMO AL ACECHO

13 Sep 2017 Opinión

DEMOS EL PRIMER PASO

04 Sep 2017 Opinión

A NIVELAR LA CANCHA

28 Ago 2017 La Guajira

Sígueme en Facebook