Nov 28, 2021 Last Updated 5:48 PM, Nov 11, 2021

MEMORANDO MAICAO

Categoría: 2000
Visto: 796 times


MEMORANDO

DE: AMYLKAR DAVID ACOSTA MEDINA

PARA: COMITÉ DE PARO Y VOCEROS DEL GOB.NAL.

 

ACOTACIONES EN TORNO A LA PROPUESTA GUBERNAMENTAL
(DE ZONA ADUANERA ESPECIAL A PUERTO LIBRE)

Con una contribución al análisis y discusión de la propuesta presentada por el Gobierno nacional, en relación al estatus del comercio de Maicao, me permito hacer las siguientes consideraciones:


Como antecedente, deseo llamar la atención, sobre el hecho de que dentro de los fundamentos legales que sirvieron de base para la expedición tanto del Decreto 1706/92 como el nuevo Estatuto aduanero(Decreto2685/99), está la Ley 6/71(Ley marco de comercio exterior). Esta Ley ha sido demandada, por tener visos de inconstitucionalidad y a juicio de los expertos está muy bien sustentada, por lo que se teme que en cualquier momento se pueda caer la Ley y con ella, quedarían sin efecto ambos decretos, razón por la cual consideramos pertinente comprometer al Gobierno en la tramitación de una Ley de la República, que le de a Maicao la seguridad jurídica deseada, para no dejarnos sorprender por hechos sobrevinientes que nos enfrentaría, una vez más, a otra crísis; además que, de este modo, se impediría también quedar a merced del capricho de los funcionarios de turno. Además de lo anterior, existen muy serias dudas de que el Gobierno pudiera la potestad de expedir el nuevo Estatuto, a través de un simple Decreto, razón por la cual estimo pertinente, no perder de vista que una demanda del mismo puede llegar a prosperar.
Si se trata de equiparar Maicao a San Andrés, debe asimilársele el régimen de Puerto libre que ampara a éste (Ley 1/72), en su integridad, sin discriminación alguna que pueda desvirtuarlo, esto es, que se pueda importar cigarrillos, licores, electrodomésticos y vehículos, inclusive de aquellos modelos o marcas que se ensamblan en el país, que se puedan establecer depósitos públicos para distribución internacional de que trata el Artículo 416 del Decreto 2685/99, que los importadores puedan presentar directamente, sin intermediación aduanera, la Declaración de importación simplificada con franquicia, sin registro o licencia de importación, visados, autorizaciones o certificaciones, ni Declaración Andina del Valor. A este propósito, bien vale la pena comparar los artículos 411 al 429 frente a los artículos 444 a 458 del Decreto 2685/99.
Debe partirse de la premisa de que los percances que se han presentado, en cuanto a la operatividad y al logro de sus objetivos de la Zona aduanera especial, son en muy buena medida atribuibles al Estado, por fallas en el control de las autoridades y por la venalidad de
muchos de sus funcionarios. Además, la autoridad aduanera no cuenta con una infraestructura logística que le permita llevar un registro riguroso de las naves que ingresan por Bahía Portete; en estas condiciones, el transportador no tiene a quién entregar los documentos de viaje y anunciar el arribo y mucho menos a quién entregar las mercancías para su almacenamiento. Este aspecto, es muy necesario tenerlo en cuenta, por que mientras no se remuevan tales escollos, allí va a haber una fuente de conflictos y de cuestionamientos, que minan la confianza tanto en el actual régimen, como en cualesquier otro que se establezca, puesto que no se va a poder cumplir con las formalidades y obligaciones inherente al mismo.
En el punto 3 del Documento presentado por el Gobierno, se mencionan tres posibles destinaciones que puedan llegar a tener las mercancías, pero los requisitos solo se señalan para uno de ellos, la introducción a la Zona. En el literal b) no es exacto que las naves tengan que inscribirse y en el literal e) no se trata de que la importación se realice a través de Sociedades de intermediación aduanera; este aspecto se presta a confusión y difiere del tratamiento a San Andrés. Cabe llamar la atención de que los procedimientos previstos en el Decreto 2685, no podrían implementarse en la Guajira, mientras no se cuente con un Sistema informático aduanero en la Zona.
Finalmente, en la última página, al aludirse al esquema planteado, deben revisarse cuidadosamente los siguientes aspectos: En el literal a) debe dejarse expresamente contemplado que no habrá restricciones, salvo las previstas en los artículos 411 y 445( sin el último inciso) y sin el Artículo 446. En el literal c) debe quedar bien claro que los trámites de importación los lleva a cabo directamente el importador. Sobre este particular debe consultarse el literal m) del Artículo 11 y el Artículo 412 del Decreto 2685/99. Además, en el literal d) debería incorporarse, en forma explícita, el trámite para la factura de nacionalización. También debe quedar supremamente claro el trámite a seguir, cuando las mercancias se introducen al resto del territorio nacional o se van a reexportar. En cuanto a este último aspecto, debe contemplarse una norma, que se adecúe a la realidad del comercio fronterizo con Venezuela, que se comporta como un mercado doméstico, al que contrariamente a ponerle cortapisas se debe hacer cada vez más expedito, a riesgo de ahuyentar los compradores de Maicao y terminen invirtiéndose las corrientes de comercio.
Finalmente, es importante considerar que el éxito de cualquier medida que propenda por la formalización de la actividad comercial en el eje Uribia-Manaure-Maicao, depende de un entorno institucional que lo haga propicio. De allí, la importancia de contar con suficientes entidades bancarias, para efecto de las transacciones; disponer de un régimen cambiario, que ofrezca los medios para las transacciones en monedas extranjeras, básicamente el Bolivar y el Dólar, entre otras. Cabe resaltar, que solo de esta manera se podrían cristalizar los beneficios en el desarrollo económico y social regional, que se sustentaría en los recaudos por el impuesto único del 10%, aplicable globalmente a todas las importaciones a la Zona. Es importante, prever unas normas transitorias, que permitan una progresiva incorporación de los comerciantes al nuevo régimen, disipando aprensiones respecto a eventuales requerimientos en relación a su actividad anterior a la entrada en vigencia la nueva normatividad. La Guajira, todos sus estamentos y sus voceros, han dado suficientes muestras de serenidad, de sensatez, de cordura, de flexibilidad y de paciencia, pero esta última se agota, por lo que esperamos que de parte del Gobierno haya una actitud abierta, asequible y conciliadora. Así la Doctora Fanny Kertzman afirme que odia la palabra concertación , esta es la palabra mágica que debemos conjugar, para encontrar una salida a la actual encrucijada. La intransigencia, nos aleja de cualquier posibilidad de acuerdo. La Guajira y los guajiras, desde el comienzo hasta el fin de este conflicto, han contado y seguirán contando con nuestra solidaridad militante.


Riohacha, Marzo, 3 del 2.000


Los más destacados

LA COP26

11 Nov 2021 Opinión

LA TORMENTA PERFECTA

09 Oct 2021 Opinión

¡OH SORPRESA!

09 Oct 2021 Opinión

EL LÍO DE MONÓMEROS

24 Sep 2021 Opinión

Sígueme en Facebook