Nov 28, 2021 Last Updated 5:48 PM, Nov 11, 2021

LOS BANDAZOS DEL BANCO DE LA REPÚBLICA

Categoría: 2000
Visto: 814 times

El reputado premio nobel de economía, Milton Friedman, parodiando a Clausewitz, afirmó: “la política monetaria es un asunto demasiado serio, para dejarla en manos de los bancos centrales” y no le faltaba razón. Después de ver los estragos causados en la economía colombiana por la contumacia de la Junta directiva del Banco de la República, al mantener una política monetaria restrictiva a ultranza, no podemos menos que recordar la salida en falso del brillante escritor y orador carlista Vásquez De Mella, cuando justificaba sus desatinos diciendo que “podía estar en el error, pero, eso sí, firme”.

El Banco de la República estuvo a punto de estrangular la economía, con el pruríto de alcanzar, a cualquier precio, sus metas de inflación. Plantado en sus trece, afirmó Junguito, antes de desertar de la Junta, para lucir la camiseta del F.M.I que “la política monetaria que orienta el Banco de la República tiene y debe tener como objetivo principal, la baja de la inflación, cuyo resultado ha sido a todas luces satisfactorio”. Por su parte, el co-director del Banco, Salomón Kalmanowitz, afirma, sin ruborizarse, que “de carambola, hemos obtenido la baja de la inflación”. Claro está, que la dramática reducción de la inflación es, a no dudarlo, lo único bueno que nos ha dejado la peor recesión del siglo veinte en Colombia. La Junta directiva del Banco de la República, actuó irresponsablemente, como quien pesca con dinamita. Por fortuna, la Corte constitucional profirió un fallo de trascendental importancia, en el sentido de que “también debe considerar el desempleo(especialmente el que pueda causar con sus políticas), el crecimiento económico, el desarrollo y hasta el medio ambiente”, entre sus fines.

Desde enero de 1994, la Junta directiva del Banco de la República estableció el sistema de banda cambiaria en Colombia, en reemplazo de la devaluación “gota a gota”, que databa desde 1967. Después de propiciar la escandalosa elevación de las tasas de interés en su obstinada defensa frente a los ataques especulativos, que arreciaron en el segundo semestre de 1998, una y otra vez accedió a mover y a ampliar dicha banda, cediendo así a dichas presiones, hasta terminar por abandonarla el 27 de junio del 99, luego de “quemar”, estérilmente casi US$2.000 millones de las reservas internacionales. Apenas la víspera de la supresión de la banda cambiaria, por exigencia del F.M.I, para acceder al crédito de contingencia solicitado, Miguel Urrutia, Gerente del Emisor, había afirmado: “El emisor va a defender la banda y lo dice con US$8.300 millones”; mientras tanto, el Ministro de hacienda no se quedó atrás y fue enfático en que “la banda no se va a mover; precisamente el país acudió al F.M.I, para que no le quede duda a nadie, de que seguiremos adelante con este instrumento”. Y no era para menos, pues a la Junta le pasó lo del pastorcito mentiroso, ya nadie creía en ella, pues, como acotara el Director de ANIF, Armando Montenegro “la banda cambiaria es como la persona que es infiel. Cuando lo es una vez, ya nadie, después, le apuesta a su fidelidad”.
Si, como se anunció a los cuatro vientos, el crédito del F.M.I era para defender la banda, que después se abandonó, cabe hacerse la pregunta: qué objeto tiene mantener el crédito aprobado por el Fondo de US$2.700 millones?. En medio de este pandemonium en que se ha convertido la política cambiaria y monetaria del Banco de la República, la Junta del emisor ha optado por mantener una especie de banda virtual, en previsión de eventuales sobresaltos en el tipo de cambio; mientras tanto, el país viene pagando intereses sobre dicho crédito sin utilizarlo, lo cual resulta además de absurdo, inexplicable, ya que nos hemos quedado con el pecado de las severas condicionalidades de dicho crédito, pero sin la gracia del desembolso efectivo del mismo.

 

Amylkar D. Acosta M

Santafé de Bogotá, abril 13 de 2000
www.amylkaracosta.com

 


Los más destacados

LA COP26

11 Nov 2021 Opinión

LA TORMENTA PERFECTA

09 Oct 2021 Opinión

¡OH SORPRESA!

09 Oct 2021 Opinión

EL LÍO DE MONÓMEROS

24 Sep 2021 Opinión

Sígueme en Facebook