Nov 28, 2021 Last Updated 5:48 PM, Nov 11, 2021

LA FALACIA PRESUPUESTAL

Categoría: 2000
Visto: 856 times

Dicho y hecho; lo que presagiábamos ocurrió. En el transcurso del debate al presupuesto del año 2.000, advertimos que su aprobación, tal como lo presentó el Gobierno, no pasaba de ser un simple ejercicio de mímica presupuestal. Pues bien, un sabor amargo le ha quedado al país, después de percatarse de las cifras del mal llamado “presupuesto de la verdad”.

Las bases que sustentan dicho presupuesto son irreales y demasiado deleznables, toda vez que se partió de premisas falsas sobre lo que seria el comportamiento de los fundamentos de la economía, las cuales se derrumbaron estrepitosamente, sin que el Gobierno ni el Congreso se dieran por aludidos. Es el caso del crecimiento del PIB, el cual, contrariamente a los pronósticos del Gobierno de una caída del 3%, al final superó el 5%; lo mismo puede decirse de las exportaciones no tradicionales, que el Gobierno pretende duplicar en su cuatrienio, no solamente no responden a tales expectativas, sino que su descaecimiento reportó una baja del 4% el ano anterior. Lo anterior, desde luego, ya esta repercutiendo en el comportamiento de los ingresos tributarios del Gobierno, erosionados en su propia base, repercutiendo en la desfinanciacion del aludido presupuesto.

El presupuesto del año 2.000 fue aforado en $40 billones, un monto notablemente inferior al de 1999, ciñéndose a pié juntillas a los compromisos adquiridos con el F.M.I, en el sentido de aforarlo en unos guarismos de un 8% menor en terminos reales, respecto al del año anterior. Igual que en 1999, la gran sacrificada es la inversión publica, con una caída brutal del 39% con respecto a 1999, ya de por sí resentida. Hace cuatro años, la inversión publica representaba entre 3 y 4 puntos del PIB, ahora solo alcanza un irrisorio 0.25%. Ahora bien, de los $4.1 billones previstos para inversión, $3 billones ya están comprometidos a través del mecanismo de las vigencias futuras, de donde se sigue que el Gobierno tendrá una escasa capacidad de maniobra en materia de inversión, la cual, además, esta supeditada a la ejecución de un agresivo plan de privatizaciones (ISA, ISAGEN, CARBOCOL, entre otros) para arbitrar tales recursos, dado que los ingresos corrientes alcanzarían para financiar, a lo sumo, un 40% del presupuesto. De allí el apremio del Gobierno en subastar los últimos activos productivos que le quedan, así sea a precio de huevo. El atraso en el programa de privatizaciones, obligó al Gobierno a recabar del Banco de la Republica su autorización para endeudarse en el exterior en la suma de US$2.000 millones, de los cuales se colocaron ya bonos por US$700 millones. Ello explica, también, que la financiación vía endeudamiento del presupuesto($14 billones, de los cuales $9 billones serán para el servicio de la deuda) constituye el 38% del mismo, tres veces el presupuesto de inversión, seis o siete veces lo que se destino a salud y educación. Por esta razón, dijimos en la constancia de nuestro voto negativo de dicho presupuesto, que este es recesivo y, en lugar de contribuir a la reactivación de la economía, la va a postrar aun más, con todas sus secuelas. Su aprobación, lo advertimos, conllevaba inexorablemente la expedición de otra reforma tributaria mas, aumentando sensiblemente la presión fiscal a los ya exhaustos contribuyentes. Ya el país esta notificado de la presentación del proyecto de reforma tributaria, con el disfraz de la “modernizacion” del régimen tributario, a través del cual se ampliara la base impositiva y, una vez mas, se anuncia el taponamiento de la elusión y la evasión tributaria; pero, del dicho al hecho hay mucho trecho.
Como si se tratara de lograr la cuadratura del circulo, ante el fracaso del Gobierno nacional de meter en cintura sus gastos, mediante un severo y draconiano ajuste fiscal, no ha transcurrido el primer trimestre del presente año y ya ha anunciado el primer recorte de este magro presupuesto. Es apenas lógico, que a la merma de los ingresos corrientes del presupuesto del Gobierno central, le sigue una mengua sensible de las transferencias a los municipios y departamentos, por lo que es de prever un colapso inminente en las finanzas territoriales, ya de por si afectadas en los ejercicios anteriores, tornando a muchos de ellos inviables hacia el futuro.

 Amylkar D. Acosta M

Riohacha, marzo 30 del 2.000
www.amylkaracosta.com

 


Los más destacados

LA COP26

11 Nov 2021 Opinión

LA TORMENTA PERFECTA

09 Oct 2021 Opinión

¡OH SORPRESA!

09 Oct 2021 Opinión

EL LÍO DE MONÓMEROS

24 Sep 2021 Opinión

Sígueme en Facebook