Nov 28, 2021 Last Updated 5:48 PM, Nov 11, 2021

LA DESCENTRALIZACIÓN EN VAINA

Categoría: 2000
Visto: 964 times

Si por algo se ha caracterizado la administración Pastrana, ha sido por su persistente afán por echar atrás las conquistas alcanzadas por las entidades territoriales en materia de descentralización, como también por la involución del proceso de autonomía regional.

Poco a poco se han ido desmontando los elementos fundamentales que soportaban tanto la descentralización, entendida ésta como capacidad de gestión administrativa, como la autonomía, concebida como capacidad de decisión política. Primero fué la supresión de los fondos de cofinanciación, so pretexto de que se trataban de auxilios disfrazados; con ello los que perdieron fueron los municipios, por que esos recursos no se repusieron con ningún otro; luego sería la abolición de los CORPES, con lo cual las regiones quedaron desarmadas frente al avasallante centralismo; posteriormente, el Gobierno le metería la mano al Fondo Nacional de regalías, cuyos recursos le pertenecen a las regiones y no a la Nación, para convertirlos en dinero de bolsillo del Gobierno Central, a través del esperpento de la Empresa Colombia y el último y más grave paso en su avance arrollador hacia el más asfixiante centralismo es el Proyecto de Acto legislativo 012, mediante el cual se pretende recortar las transferencias y las participaciones tanto a los departamentos como a los municipios, a lo cual nos opusimos con pies y manos en el Congreso , infructuosamente.

Ante el hecho cumplido, de la aprobación en primera vuelta del Proyecto de Acto legislativo y ante la decisión del Gobierno, acolitada por las mayorías del Congreso, de no participar a las entidades territoriales del producido de la reforma tributaria que se aprobaba, quisimos darles una mano a éstas, para evitar el colapso de las mismas. Fué así cómo al cierre de las sesiones del Congreso de la República y en respuesta a la justa protesta de los alcaldes y gobernadores, recien electos, al ver disminuidas sus transferencias, logramos que se aprobara un Artículo, através del cual se les resarce, así sea en parte, haciendo menos dramática las aulagas que tendrán que afrontar a partir del primero de enero del próximo año.
Esta iniciativa contó con el aval correspondiente del Ministro de hacienda y crédito público, Dr. Juan Manuel Santos y consiste en descongelar los recursos del Fondo de ahorro y estabilización petrolera, creado a través de la Ley 209/95, de la cual fuimos ponentes, autorizándole al Gobierno disponer de ellos, para asignárselos a los municipios y departamentos, los cuales deberán ser destinados exclusivamente para servir su deuda; entre tanto, los recursos que sean liberados a consecuencia de este alivio, solo podrán ser aplicados a inversión social. De esta manera, con la aprobación del Congreso de esta propuesta, ellos contarán para su presupuesto de la vigencia del 2.001, con aproximadamente $800.000 millones adicionales, que le vienen muy bién a unos alcaldes y gobernadores emproblemados. Esta fué una noticia refrescante para los alcaldes electos reunidos en Cartagena, los mismos que horas antes habían impedido con su abucheo la lectura de un mensaje de saludo del Presidente y que recriminaban la actitud de aquellos parlamentarios que habían sido inferiores a su compromiso con la descentralización, a la que habían terminado por darle la espalda.
La lucha no ha terminado, en la próxima legislatura tendremos el gran desafío de no dejar prosperar la intentona del Gobierno de desbaratar, de un solo plumazo, lo que con tanto esfuerzo y sacrificio se ha avanzado en materia de descentralización, soporte esencial de la escasa gobernabilidad que le va quedando al país, a consecuencia de su descuadernamiento institucional, como secuela de la espiral de la violencia que lo asola. No se puede, entonces, bajar la guardia y ad portas, como lo estamos ya, de la iniciación de un nuevo debate electoral con miras a las elecciones presidenciales, se impone la conformación de un gran frente en defensa de la descentralización y la autonomía regional, para que las entidades territoriales no vuelvan a ser jamás alfil sin albedrío del centralismo bogotano. 

Amylkar D Acosta M

www.amylkaracosta.com
Bogotá, Diciembre 18/00


Los más destacados

LA COP26

11 Nov 2021 Opinión

LA TORMENTA PERFECTA

09 Oct 2021 Opinión

¡OH SORPRESA!

09 Oct 2021 Opinión

EL LÍO DE MONÓMEROS

24 Sep 2021 Opinión

Sígueme en Facebook