Aug 22, 2017 Last Updated 9:08 PM, Aug 22, 2017

¿HASTA CUÁNDO?

Categoría: La Guajira
Visto: 40 times

Hoy justamente se cumple un año de la gran gesta de la región Caribe en pos de su integración y autonomía, para dejar de ser alfíl sin albedrío del centralismo. Su eco llegó a otras regiones del país que ya están caminando por la misma senda: Cundinamarca y Bogotá en procura de constituir la Región Capital y los departamentos de Nariño, Cauca, Valle y Chocó la Región Pacífica. Coincide esta fecha con el trámite en el Congreso de la República del proyecto de Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (LOOT), paso previo para que se pueda abrir el camino para avanzar en la dirección de la creación de las regiones como entidades territoriales (RET).  Se entiende que para llegar a esta que es la meta, debe preverse una escala intermedia que es la constitución de las regiones administrativas y de planificación (RAP), que son una especie de escala técnica. 

No obstante, el texto de la ponencia que se discute actualmente en la Cámara de Representantes es inicua, inocua y vacua. Lo más grave es que no sólo no se viabilizaría la constitución de las regiones en RET sino que, tal como está el texto de la ponencia para debate de la Comisión I del Senado, ni siquiera será posible que se constituyan como RAP, toda vez que ahora se inventaron el esperpento de las regiones de planeación y gestión (RPG), que no existen en la Constitución ni en ninguna otra parte. Esta es otra carta que sacan de la manga los taumaturgos del centralismo para tratar de escamotear el mandato popular del Voto Caribe. 2.5 millones votos (muchos más de los que requirió hace 20 años la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente que nos dió la nueva Carta que consagra la Autonomía de las regiones)  son mucho más que eso.  Además, en lugar de la integración privilegia la asociatividad y en lugar de atribuciones o facultades propias a ejercer por parte de las regiones se habla es de delegarle funciones. Por lo demás, para que los departamentos se asocien unos con otros y para la delegación de funciones no se requiere de Ley orgánica, ni siquiera Ley; lo único que justifica la expedición de una LOOT es el que las regiones por fin se puedan convertir en RET. Así de sencillo! 

La aprobación de este texto conforme está concebido sería una burla no sólo para el Caribe sino para todas las regiones colombianas. Desde el DNP seguirán haciendo toda suerte de filigranas para armar "regiones" a su amaño, como las que intentaron urdir a través de esa macedonia que llaman Plan Nacional de Desarrollo (PND), que parece más una botica, pues contiene de todo, hasta cosas buenas, como el reconocimiento por primera vez en la historia de los desequilibrios regionales y el desarrollo desigual. Lástima que el resto del PND no consulta para nada el buen diagnóstico del mismo. Todavía estamos a tiempo para que los senadores de la Comisión I del Senado y también el Gobierno Nacional recapaciten, le enmienden la plana a la Cámara de Representantes y estén a la altura del desafío de desarrollar los artículos 306 y 307 de la Carta Magna, ahora que se celebran los primeros veinte años de la Constitución de 1991 durante los cuales han permanecido vírgenes. 

En aras de que la LOOT saliera nos habíamos conformado con que fuera una Ley de mínimos y evitar así que el exceso de maximalismo fundamentalista entrabara su trámite, pero lo que ahora tenemos es un texto de máximas, pues sólo se limita a transcribir literalmente lo prescrito en la Constitución sin avanzar un ápice en su desarrollo, que es de lo que se trata. De ese texto de Ponencia se podría decir con León de Greiff que todo no vale nada y el resto vale manos. Eche, qué vaina, nos están mamando gallo, será que nos dejamos? Pero, la esperanza es lo último que se pierde y no debemos cejar en nuestro empeño por lograr el objetivo planteado. Y, si al final nos defraudan podremos decir con Borges que muchas veces la derrota tiene la dignidad que la victoria no conoce y volveremos a la carga con la misma tenacidad del mítico Sísifo!

Bogotá, marzo, 14 de 2011
Amylkar D. Acosta M
www.amylkaracosta.net

 


Los más destacados

LA AMENAZA SILENCIOSA

14 Ago 2017 Opinión

LA TAPA

21 Jul 2017 Opinión

¿Y DE LAMERMELADA QUÉ?

17 Jul 2017 Opinión

Sígueme en Facebook