Aug 05, 2020 Last Updated 7:56 PM, Jul 27, 2020

DERECHO DE RÉPLICA

Categoría: 1999
Visto: 515 times

Santafé de Bogotá, Diciembre 25 de 1999

Dr. Enrique Santos Calderón

Director El Tiempo

E. S. M.


Señor Director: A propósito de la crónica del día de ayer la 'feria del libro' en el Congreso, me permito hacerle las siguientes precisiones:

1.- Si las comparaciones son odiosas, las generalizaciones no solo son odiosas, sino también injustas. Aluden ustedes(o el cronista) a que "los parlamentarios se convirtieron en improvisados escritores". Solo la alusión personal que se hace a mi nombre, me obliga a aclararles, que, en mi caso personal no soy ni un converso ni un improvisador en el arte(que para mí lo es) de escribir. Los hechos son irrefutables: Desde el año 1980, cuando publiqué mi primera obra(El petróleo y la crisis energética en Colombia) a hoy, he publicado 19 obras, todas ellas sobre temas especializados y producto de arduas investigaciones y las cuales han sido objeto de reconocimiento por parte de analistas y académicos. De todas ellas, solo dos me han sido financiadas por el Congreso, del que formo parte desde 1991.

A guisa de ejemplo y solo para no hacernos extensos, me permito hacerle mención de dos de tales publicaciones: Del racionamiento eléctrico al racionamiento moral y Hacia un planeamiento energético integral. El primero, prologado por el ex Ministro Guillermo Perry Rubio, tuvo un notable éxito editorial y no era para menos, pues su contenido estaba referido a mi investigación en torno a las causas y a los responsables del apagón de 1992, poniendo al descubierto los escándalos a que dieron lugar el descalabro del Guavio y el fiasco de las barcazas, entre otros. En cuanto al segundo, dicho trabajo fue presentado ante la Academia nacional de ciencias económicas, una vez que fui postulado para ingresar como miembro correspondiente de la misma, recibiendo los mas elogiosos comentarios por parte del académico Julio Silva Colmenares, encargado de evaluarlo, lo cual me valió ser hoy miembro de la Academia, a la que no se llega por intrigas, recomendaciones o lagartería, sino por méritos o merecimientos. Posteriormente, ese mismo trabajo, fue acogido como Documento de la Organización latinoamericana de energía(OLADE) y hoy circula en toda América latina bajo el título Cómo apagar el apagón.

2.-Hacen referencia ustedes (o el cronista) a " la segunda intención" de "restar dos años a su edad de jubilación, tal como lo permiten las leyes" y remiten a un recuadro que en lugar de aclarar la información transcribiendo las leyes de marras, reincide en la misma mendacidad, al afirmar que " Si un congresista tiene vena de escritor y se dedica a publicar sus obras, puede salir pensionado bastante joven. Es algo así como la fuente de la juventud de los parlamentarios. Ello lo puede lograr, si cumple al pié de la letra una norma que establece que cada libro que escriba le podrá reducir en dos años la edad de jubilación". Esto es falso de toda falsedad. La Ley prevé que todo servidor público y no solo los congresístas, que publique obras de su autoría, siempre y cuando sean adoptadas como textos en instituciones de educación superior debidamente reconocidos por el ICFES, le sería aplicable tal beneficio. Con razón afirmó Voltaire que " si me das el padre nuestro en pedazos, te demostraré que cada pedazo es una herejía". Solo la suspicacia y la ojeriza del autor de dicha crónica, lo pudo inducir a semejante conclusión, rayana en la ridiculez. Si se cumpliera al pié de la letra la amañada interpretación que motiva esta aclaración, en mi caso estaría añadiendo 38 años a mis 49 calendarios! Por lo absurdo y desmesurado, resulta ser un despropósito. Cómo es de fácil, construir un muñeco de paja, para después solazarse destruyéndolo a manotazos!

3.- Afirman ustedes(o el cronista): cómo "han cambiado los tiempos que, antes, los ataques a los gobiernos de turno o de diferente color político se hacían con tono vibrato en la plaza pública .Hoy se realizan a través de los libros y con cargo al dinero de los contribuyentes". Nuevamente, me veo precisado a hablar en primera persona. Como se refieren específicamente a mi última obra Ajuste fiscal o desajuste estructural, debo puntualizarles, que la misma fue el resultado de mi pasantía en el Instituto Ortega y Gasset, en Madrid(España) y analiza en extensión y profundidad, desde luego con el espíritu crítico que me caracteriza, que no se puede confundir con el estilo panfletario, el modelo económico neoliberal en América latina y particularmente en Colombia, en la última década. La presentación de dicho texto la hizo el ex Ministro de hacienda Antonio José Urdinola, los comentarios corrieron a cargo del ex Presidente de ASOBANCARIA Cesar Gonzalez y el prólogo del ex Ministro de estado Hernando Agudelo Villa. El lanzamiento de mi obra no se hizo en ningún club social y tampoco en el Salón de la Constitución del Capitolio nacional; fue nada menos que en la augusto Paraninfo de la Academia de la lengua, siendo presidido el acto por las directivas de la Academia nacional de ciencias económicas y la presentación del libro estuvo a cargo no de algún conmilitón, sino nada menos que del Dr. Raúl Alameda, Secretario perpetuo de la Academia y del Dr. Eduardo Sarmiento, experto en el tema fiscal y Presidente de la misma.

4.- Finalmente, resulta supremamente extraño que, el mismo periódico que no da cabida a las ideas y expresiones del pensamiento que no comparte, que aplica la campana neumática siempre que se trata de informaciones que den cuenta de nuestra actividad legislativa, mientras se constituye en caja de resonancia para las que provengan de sus congraciados, que critica por costosas las transmisiones por televisión de los debates en el parlamento colombiano, ahora también se duela de la "vena rota" del financiamiento de publicaciones por parte del Congreso. Para cerrar el cerco, solo faltaría que, además, les resultara demasiado costosa la publicación de las gacetas del Congreso. Acaso se pretende amordazarnos? Se trata de someter al Congreso y a los congresistas al ostracismo? Ha llegado tan lejos la aversión de El Tiempo por el Congreso? Será tanta la animadversión y la antipatía de El Tiempo por sus contradictores, que llega al extremo de la obnubilacion? Flaco servicio le prestan a los loables propósitos de aclimatamiento de la paz, en los que dicen militar, quienes con actitudes como estas solo delatan su intolerancia, contribuyendo a mayores desencuentros y atizando la confrontación a través de la insensata polarización que el país quiere dejar atrás, distorsionando la realidad y faltando a la verdad e imparcialidad que debe caracterizar a un medio informativo, cuando de las noticias se trata.
.
Dejo a la consideración de ustedes estas reflexiones, convencido como lo estoy de las palabras del antaño director de El Tiempo, Alberto Lleras Camargo: " En un país mal informado no existe opinión, sino pasión".

Atentamente,

AMYLKAR DAVID ACOSTA MEDINA


Los más destacados

SE NOS FUE UN GRAN AMIGO

25 Jul 2020 Opinión

COINCIDENCIA FATAL

21 Jul 2020 Opinión

LOS ESTRAGOS DE LA PANDEMIA

21 Jul 2020 Opinión

Sígueme en Facebook