Jul 19, 2019 Last Updated 1:08 PM, Dec 15, 2018

¿CUÁL FRACASO?

(A propósito de la Ronda Colombia 2014)

No se había terminado de escrutar el resultado que arrojaba la urna en donde las empresas interesadas habían depositado sus ofertas para hacerse a alguno o algunos de los 95 bloque ofertados por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), cuando ya en algunos medios se habían apresurado a cantar el fracaso de la misma. Lejos de ello, esta Ronda fié todo un éxito, en la medida que habiéndose impuesto la ANH la meta de recibir ofertas por parte de las empresas habilitadas previamente (38) sobre el 30% de los bloques, este porcentaje se aproximó al 28%, en momentos en que aún resta el “repechaje”, dado que una vez se publique la lista definitiva de las empresas favorecidas con los 26 bloques que serán objeto de adjudicación el próximo 11 de agosto, en ese momento se abrirá el espacio para que las empresas habilitadas puedan hacer sus ofertas sobre aquellos bloques declarados como desiertos, de modo que podemos afirmar que sólo entonces se dará por concluida la Ronda y se sabrá su resultado definitivo. Además, no podemos perder de vista que Colombia no está sola en la liza, un sinnúmero de países compiten por atraer a la industria petrolera, más de 3.000 bloques se disputan un lugar en el portafolio de inversiones de las empresas.

De hecho, varias empresas de las que participaron en la puja manifestaron en el marco de la Sexta Conferencia Oil & Gas en La Heroica auspiciado por la ANH que estaban interesadas en presentar sus propuestas sobre por lo menos tres bloques adicionales. Recordemos, que en la Ronda 2012 se llegó al 30%, del cual no estamos lejos esta vez y aunque en el 2014 este porcentaje de éxito se elevó al 40% ello se dio cuando el sector minero-energético estaba en la cresta de la ola de su auge, el cual desde entonces empezó a decaer encontrándonos hoy en lo que yo he llamado el ´cuarto menguante´ de dicho auge. 

Además, es de destacar que los 11 bloques en los cuales hay yacimientos ya descubiertos pero por desarrollar, luego de que fueron revertidos, fueron literalmente rapados, lo cual se explica porque la apuesta por ellos es por su puesta en producción en un corto plazo. Vale la pena ponderar la colocación de 5 áreas costa afuera (off shore), toda vez que con ello Colombia esta dando un salto gigante en la exploración en aguas profundas. Ecopetrol, asociada con la multinacional Shell, se hizo a uno de esos bloques, mientras los planes de la estadounidense Anadarco son ambiciosos, así lo prueba su oferta, que contiene la más agresiva campaña de exploración corriendo 20.000 kilómetros de sísmica 3D (equivalente a 32.000 2D), en momentos en que el país se ha fijado la meta para todo el país este año 2014 una corrida de 24.000 kilómetros. Con esta Ronda se está ampliando la frontera para la búsqueda y hallazgo de más reservas de hidrocarburos, que es lo que necesita con urgencia el país.

En cuanto a los yacimientos no convencionales, hubiéramos deseado que el numero de bloques sobre los que se ofertó hubiera sido mayor, no obstante este es un nuevo continente, que apenas estamos asomándonos a él habida cuenta que sólo ahora se apresta el país a utilizar la nueva tecnología de la estimulación hidráulica para extraer el crudo atrapado en los esquistos, razón por la cual las empresas son mucho más cautas en este caso que en tratándose de yacimientos convencionales. Pero, además, es de advertir que 16 bloques que fueron adjudicados en las rondas anteriores para yacimientos convencionales están ahora migrando hacia el desarrollo no convencional, amén de 5 más, estos sí no convencionales,  que aunque fueron adjudicados como tales para su exploración esta no se había dado a la espera de la normatividad técnica y ambiental con la que sólo ahora se cuenta. 

De modo que, en la práctica, al cierre de esta Ronda tendremos por delante no uno sino 22 bloques de yacimientos no convencionales en la mira de las empresas petroleras que le están apostando a los promisorios campos con gran prospectividad petrolera en Colombia, entre las cuales se cuentan empresas con gran reconocimiento como Ecopetrol S. A,  la noruega Statoil, Repsol, Shell, Exxon Móbil, Chevron y Anadarco, entre otras. . Y la inversión comprometida en este propósito no es de poca monta, estamos hablando de inversiones del orden de los US $1.400 millones entre el programa exploratorio mínimo y el adicional, suma esta similar a la de la Ronda 2010.  

Esta Ronda, aunque no colmó nuestras expectativas, no ha sido la mejor pero tampoco fue la peor si tenemos en cuenta que se situó, antes de conocerse el resultado del “repechaje”, en un segundo lugar por el monto de la inversión comprometida y en cuarto lugar en asignación de bloques entre ocho versiones de la Ronda. Luego, entonces, nos podemos dar por bien servidos en esta ocasión, máxime si al analizarlo con cabeza fría tomas en consideración tanto el contexto internacional como el entorno de la actividad petrolera en el país, afectado como lo ha estado por circunstancias adversas a superar, para que exista en nuestro país un clima más propicio para la misma. 

 

Bogotá, julio 26 de 2014

 

La Guajira pone un ministro cada 50 años

El pasado 7 de agosto Juan Manuel Santos comenzó su segundo periodo como presidente y con ello un nuevo gabinete. La Guajira estaba esperanzada en que fuera ratificado Amylkar Acosta Medina como ministro de Minas y Energía.

“Queríamos que continuara, no solo por su buena gestión, sino porque era un intermediario permanente con el Gobierno Nacional”, afirmó el exsenador guajiro Jorge Ballesteros.

Agregó que Acosta era una cuota regional y por eso en muchos sectores piensan que “a la Costa no le fue bien en la distribución de los ministerios”.

El alcalde de Riohacha Rafael Ceballos también esperaba la ratificación de un hijo de esta tierra y dijo que “lamentamos su ausencia en el gabinete presidencial”.

Los guajiros habían manifestado su alegría con su nombramiento en septiembre del 2013 cuando las autoridades, dirigentes  y fuerzas vivas de La Guajira  organizaron un multitudinario homenaje que se materializó en el Centro de Convenciones AnasMai, de Riohacha.

Ese día desfilaron por la entrada funcionarios, artistas, personalidades y hasta el presidente de la República Juan Manuel Santos, todos unidos para hacerle saber al nuevo ministro, la alegría que se sentía en esta tierra por tener un representante en el Gobierno.

Fue todo un acontecimiento similar al que se vive el 2 de febrero día de la Virgen de los Remedios, la patrona de los guajiros, en el que se aprecian las mejores galas de los feligreses.

Ese día el nuevo ministro recibió condecoraciones y reconocimientos de la Alcaldía, la Gobernación, la Cámara de Comercio, la Asamblea Departamental, la Universidad de La Guajira y regalos de la comunidad del corregimiento de Monguí, su tierra natal.

“Cómo no va a ser mi nombramiento como ministro un gran acontecimiento para mi tierra, si este es un hito en la historia de nuestro departamento”, comenzó diciendo Amylkar Acosta Medina en su discurso de agradecimiento que duró unos 30 minutos.

Tiene razón, ya que La Guajira muy poco ha tenido representación en los gobiernos nacionales y en tres siglos solo ha podido contar con seis ministros, es decir uno cada 50 años. “Por eso es algo digno de festejar”, dijo Acosta ese día.

Los ministros guajiros. La historia ministerial de este departamento comenzó con Luis Antonio Robles, conocido como el Negro Robles, quien fue Secretario del Tesoro el equivalente a ministro de Hacienda en el gobierno de Aquileo Parra Gómez.

Su período transcurrió desde 1876 a 1878, luego de lo cual fue presidente del Estado Soberano del Magdalena y comisario del Territorio de La Guajira. Fue representante en la Cámara del Congreso de los Estados Unidos de Colombia y el primer afrocolombiano en ocupar este cargo.

Robles fue  uno de los políticos más influyentes, lo que lo llevó a ser  director general del liberalismo en 1896.

En 1892 otro guajiro logró ser ministro, esta vez de Hacienda y de Fomento en las administraciones de Carlos Holguín Mallarino y Miguel Antonio Caro.

Fue José Manuel Goenaga, quien nació en Riohacha y también fue director de Instrucción Pública del Departamento del Magdalena, Presidente de la Convención Constituyente y Representante al Congreso (1880).

En 1884 volvió a ser elegido senador pero por el departamento del Magdalena y publicó y dirigió el periódico El Combate, en 1875.

Carlos Vélez Daníes fue el tercer ministro que La Guajira pudo tener en estos tres siglos. Fue nombrado  el 7 de agosto de 1922 mediante decreto 1126 como ministro de Guerra del presidente Pedro Nel Ospina.

Nació en Riohacha, pero porque su padre Dionisio Vélez sale de Cartagena huyéndole a la peste de cólera que se desarrolló en 1849. Sus hermanos todos nacen en la capital guajira, aunque se los llevaron pequeños de nuevo a Cartagena.

En la presidencia de Virgilio Barco, el ministro de Comunicaciones era de La Guajira. Se trata de Enrique Daníes Rincones, quien también fue el primer guajiro en ser gerente de Carbocol, entre los años 1984 y 1987.

Jorge Juan Bendeck Olivella, nacido en Villanueva, sur de La Guajira fue ministro de Obras Públicas y Transporte en el gobierno del expresidente César Gaviria Trujillo en los años 1992 a 1994. Fue vicepresidente de exploración y producción de Ecopetrol, fundador y primer director del Instituto Colombiano de Petróleo en 1985. En 1996 fue designado por el presidente Ernesto Samper embajador en Alemania y en 2005 presidente de la Federación Nacional de Biocombustibles.

La Guajira también ha tenido varios viceministros, el mismo Amylkar Acosta que estuvo en el de Minas, Luis Gómez Pimienta en la cartera de Salud, Nelson Rodolfo Amaya en el ministerio del Interior y Gilberto Orozco en el de Justicia.

Bogotá, Valle y Antioquia

Según “Poder Regional y Participación de la Costa Caribe en los gabinetes ministeriales”, de Adolfo Meisel Roca, del Banco de la República, en el siglo XX, 702 colombianos fueron ministros, algunos en una sola ocasión y otros muchas veces, como Alberto Lleras Camargo, quien fue ministro en siete oportunidades.  Bogotá, Antioquia y Valle representan los mayores porcentajes en ministros, mientras que La Guajira y Meta son los departamentos que menos han tenido. En el Censo de 1993 la Costa Caribe tuvo el 20,7% en la población nacional y, sin embargo, solamente 90 costeños, es decir el 12,8% del total, fueron ministros en el siglo XX. De estos ministros del Caribe la mayoría, 70,0%, eran de Atlántico, Bolívar y Magdalena.

EL HERALDO

Los más destacados

A PROPÓSITO DE UN FALLO

15 Dic 2018 Opinión

LA MASACRE EN LAS BANANERAS

15 Dic 2018 Opinión

SE SALVARON LAS RAP

15 Dic 2018 Opinión

Sígueme en Facebook