May 21, 2019 Last Updated 1:08 PM, Dec 15, 2018

LA INMINENCIA DE UN APAGÓN

A riesgo de volverme monotemático, me veo en la penosa necesidad de volver sobre la calamidad pública en que se ha convertido la pésima calidad, ineficiencia e intermitencia con la que se presta un servicio tan esencial como lo es la energía en la región Caribe por parte de ELECTRICARIBE.

Read more

"Fórmula de la gasolina volverá al Congreso": Ministro de Minas

Domingo, marzo 2 de 2014

Amylkar Acosta, ministro de Minas, afirma que el Gobierno sigue trabajando en un mecanismo para estabilizar el precio de los combustibles. Asegura que este año es posible explorar unos 240 pozos.

En la agenda legislativa que seguramente empezará a debatir este mes el Congreso de la República, estará de nuevo el proyecto que busca modificar la fórmula de los combustibles, cuya discusión aún no se agota.

El ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, en diálogo con El País, afirmó que el Gobierno sigue trabajando sobre esa iniciativa y en especial busca una alternativa de financiamiento del Fondo de Estabilización de Precios para evitar la volatilidad que sienten los colombianos cada mes en el costo de la gasolina.

Acosta también habló de las perspectivas que tiene Colombia en materia de exploración de hidrocarburos y dijo que el número de pozos a explorar en el 2014 podría llegar a los 240, cuando en el 2013 fueron 115.

Este año el Gobierno Nacional tiene planeado una nueva ronda de adjudicación de bloques de exploración, la cual incluye no solo la búsqueda de crudo no convencional, sino que se incursionará en la exploración de metano asociado a los mantos de carbón, donde hay potencial.

Se ha hablado mucho sobre el costo de los combustibles en el país ¿el Gobierno finalmente le ‘meterá’ la mano al tema y tomará decisiones que favorezcan a los consumidores?

Una premisa fundamental es que uno no puede pretender tener combustibles baratos con un crudo caro, y en este momento el precio internacional del petróleo viene al alza, hoy amanecimos con una cotización de US$102 por barril. Aquí es donde uno como Ministro y como Gobierno tiene sentimientos encontrados porque, por un lado, se alegra de que el precio suba porque somos exportadores de crudo y eso nos conviene porque son mayores ingresos para Ecopetrol. Pero del otro lado, ese aumento presiona al alza el precio de los combustibles.

Cómo usted lo ha dicho, muchos colombianos se preguntan ¿por qué si el país es un productor de crudo, se depende del mercado internacional?

El 43 % del diésel que consumimos en el país es importado, primero porque en Colombia vivimos un proceso de aumento del parque automotor y hoy en día el 60 % del combustible que se consume es diésel. El segundo factor es que estamos en un proceso de modernización de la refinería de Cartagena y todavía no podemos contar totalmente con esa infraestructura y no estamos en capacidad de producir los volúmenes de diésel que se requieren, ni tenemos la calidad exigida. Si nosotros importamos diésel a precios internacionales y con dólares más costosos (variables que no maneja el Gobierno) lógicamente le toca trasladar esos costos al precio.

Usted dice que hay otro mito alrededor del precio de los combustibles y es lo que se le paga a Ecopetrol ¿Cuál es esa realidad?

En la fórmula del precio de los combustibles hay un ítem que es el ingreso al productor -que es lo que se le reconoce a Ecopetrol por galón de combustible- y resulta que ese valor está por debajo de lo que le cuesta a Ecopetrol, al punto que en el 2012 le significó, en el segmento de refinación, una pérdida de $700.000 millones.

La gente también dice que tenemos una gasolina más cara que en los Estados Unidos. Sí, pero hay que analizar el por qué. Nosotros tenemos unos impuestos que llegan hasta el 23 % del costo del combustible y en los Estados Unidos el máximo puede llegar al 14 %. Eso hace la diferencia de precios.

Y entonces ¿por qué no se revisa esa carga impositiva?

Eso es competencia del Congreso. Supongamos que el Gobierno le dijera al Congreso bajemos los impuestos de los combustibles, ahí mismo brincaría Hacienda y diría de dónde vamos a sacar recursos para mantenimiento de las vías y si quitamos la sobretasa, saldrían los municipios y departamentos a protestar porque esos dineros son para carreteras.

¿Qué podemos hacer? estabilizar el precio y ¿cómo creemos que se hace?, activando el Fondo de Estabilización de los Precios, y lo que hemos pensado es establecer otra fuente de financiación distinta a la que traíamos que era ahorrar cuando el precio internacional bajaba.

Esperamos que ahora en marzo cuando se reanuden las sesiones del Congreso llevemos ya una fórmula y esperamos que el tema se vuelva a discutir.

¿Cuál es la fórmula que se está estructurando?

Crear una banda que nos establezca hacia arriba y hacia abajo un precio máximo para evitar que la volatilidad se transmita al consumidor.

¿Pero eso no era lo que venía funcionando?

Sí, pero eso no se pudo volver a hacer porque la Corte Constitucional dijo que financiar el Fondo de Estabilización como lo hacíamos se constituía en un impuesto y esa decisión la debe tomar el Congreso. Estamos ideando un mecanismo bastante interesante que es buscar un sistema de coberturas, de tal manera que vía coberturas nosotros podamos lograr la financiación del Fondo, sin necesidad de cobrar sobreprecio al consumidor final.

Durante los últimos meses el senador Luis Fernando Velasco ha dicho que la gasolina puede bajar hasta $1000. ¿Eso es carreta?

No es carreta en la medida en que si el Congreso decide bajar los impuestos, se podría reducir el costo hasta $2000, si se quiere. El tema es qué tan viable y sostenible es fiscalmente esa decisión.

¿Los colombianos tenemos entonces que resignarnos a pagar una gasolina cara?

No es propiamente resignación, sino asumir una realidad, por ejemplo, Brasil venía con una política de precios basada en subsidios y eso hizo crisis. En los últimos 8 meses en Brasil han tenido que subir el precio de los combustibles 3 veces porque se estaban afectando las finanzas de Petrobrás.

En Argentina, después de 20 años de ser autosuficientes, hoy están importando combustibles y Venezuela consume a diario 800.000 barriles de crudo, casi 4 veces lo que consumimos los colombianos y tienen la mitad de nuestra población porque lo que nada nos cuesta hagámoslo fiesta.

Una preocupación a largo plazo es el tema del abastecimiento de petróleo del país ¿cómo avanza la exploración petrolera?

Es cierto que Colombia en los últimos 15 años no ha conseguido ni otro Caño Limón, ni otro Cusiana. Pero hemos descubierto pequeños yacimientos y como dice el adagio popular de grano en grano se llena la gallina el buche y eso nos ha permitido aumentar las reservas. La producción de petróleo, entre 2008 y 2013 creció 97 %, casi la duplicamos y pese a eso, las reservas aumentaron 63 %. ¿Cómo ha sido posible eso que es una hazaña? Se ha dado sobre la base de que hace unos años no era rentable extraer el crudo pesado, y ahora hay un gran apetito en los mercados internacionales y creo que el 60 % del crudo que exportamos es pesado.

¿Cuál es la meta de exploración para este año?

El año pasado la meta era perforar 135 pozos y no la alcanzamos porque llegamos a 115 pozos. Para 2014 decidimos mantener la misma expectativa del 2013, pero la semana anterior las mismas petroleras nos pidieron que revisáramos esas proyecciones porque ellos tienen programado 240 pozos. Eso lo que nos dice es que Colombia sigue siendo muy atractiva.

La semana pasada se hizo la apertura de la ronda 2014 de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH. Son 97 bloques que se están ofreciendo, de los cuales 53 son de yacimientos convencionales, 19 no convencionales de petróleo y gas y tenemos 8 bloques, por primera vez, para explorar gas metano asociado a los mantos de carbón. Se estima que Colombia posee unos 40 tera pies cúbicos de gas metano asociado con carbón. Para dar una dimensión, todas las reservas actuales de gas natural suman 7 tera pies, es decir, hablamos de 6 veces más las reservas actuales de gas.

Usted acaba de inaugurar en Cali una subestación de energía, ¿ qué aporta eso al sistema?

Es una subestación de 230 kv con una capacidad que le asegura a Cali y al Valle una mejor calidad en la prestación del servicio de energía. Además servirá para alimentar en el futuro sistemas de transmisión nacional una vez que se termine el proyecto de El Quimbo, en Huila. La subestación garantiza mayor firmeza y confiabilidad en el sistema y contribuye a reducir las restricciones.

¿El país está blindado en materia energética o es posible que sufra apagones como en el pasado?

Estamos totalmente preparados porque tenemos la garantía y la disponibilidad de que en cualquier momento entren a operar las centrales térmicas de generación. Hoy en día tenemos las plantas y el combustible disponible, lo que no sucedía en el pasado.

Sobre Isagén

¿Cómo marcha la venta de esta empresa?

De ese tema no puedo comentar.

Alistan compensación a regiones productoras que vieron mermar regalías

Domingo 2 de marzo de 2014

EL REPORTAJE DE YAMID

Ministro de Minas y Energía dice que el Gobierno es consciente de malestar en algunos departamentos.

Transparencia. Esa será la prioridad máxima del Ministerio de Minas y Energía en el manejo de las regalías. El ministro del ramo, Amylkar Acosta, revela que Colombia adherirá a la iniciativa por la transparencia de la industria extractiva (Eiti, por sus siglas en inglés) un organismo de Naciones Unidas inspirado en el exprimer ministro inglés, Tony Blair. Se trata de una auditoría internacional a las empresas que extraen hidrocarburos y minerales, a los municipios y a los departamentos, para tener información sobre todos los pagos. Esta información será de libre acceso al ciudadano.

Acosta también reconoce que hay malestar en las regiones productoras de hidrocarburos y minerales por las rebajas en la recepción de regalías. Anuncia que habrá medidas compensatorias. Por otra parte, dice que 96 bloques para exploración de petróleo y gas metano saldrán a licitación. Mínimo, el Estado recaudará 2.600 millones de dólares.

¿Cómo va el tema de las regalías?

Con el nuevo sistema de regalías se presentaron muchos traumatismos; lentitud en el flujo de recursos, que se ha venido superando. Con la redistribución de las regalías que se hizo con las reformas, municipios y departamentos productores se vieron afectados al ver menguados sus ingresos por regalías. De allí el descontento y la inconformidad en las regiones en donde operan las empresas que extraen los recursos mineros y de hidrocarburos. En el Gobierno somos conscientes de eso y estamos explorando alternativas para que se les pueda compensar en alguna medida.

¿Y cuál es el mecanismo que estudian?

El presidente Santos considera que es apenas justo que se busque esa compensación. Cómo y de qué manera es algo que tiene que concertarse.

¿Pero habrá compensación?

Tiene que haberla. Si no, se pondrá en riesgo la viabilidad misma de los proyectos.

¿Por qué?

Porque el malestar que se está viviendo en las regiones productoras se manifiesta ya a través de paros y bloqueos, con tutelas y demandas, como la que cursa en la Corte Constitucional, que pide inexequibilidad del artículo 37 de la Ley 685 de 2001. Si este artículo se cae, serían los departamentos y municipios, y no la Nación, los competentes para determinar en donde se puede hacer la actividad minera y en donde no, lo cual a poco andar se haría extensiva a la actividad de hidrocarburos. Eso conduciría a virtual parálisis de una y otra, por vía de las consultas populares como las que ya hubo en el municipio de Piedras (Tolima), en contra de la actividad minera, y en Tauramena (Casanare), en contra de la actividad de hidrocarburos.

¿Por qué los departamentos ricos en petróleo y gas, como Putumayo, Arauca, Meta, Vichada, la Guajira, son -paradójicamente- los más pobres?

Si usted superpone el mapa minero o petrolero del país, con el mapa de la pobreza, casi que hay una gran coincidencia. Pero, como decimos en mi tierra, “no tiene nada que ver el caldo con las tajadas”. La razón por la cual justamente en esas regiones es donde hay más pobreza es porque han sido las más relegadas, las más olvidadas por parte de todos los gobiernos. En Colombia hay abismos entre regiones. Esa brecha no solamente no se ha cerrado, sino que se sigue abriendo. En un departamento como el mío, La Guajira, riquísimo en gas y carbón, la pobreza es aterradora, pero de ello no se puede colegir que exista una correlación entre el desarrollo de la actividad minera o hidrocarburífera y la pobreza en las regiones productoras. Esta estaba instalada allí cuando las empresas llegaron y era tal el atraso y el abandono que se requieren muchísimos recursos para superarlos. Además, es verdad que durante muchos años se dilapidó y se desvió gran parte de las regalías recibidas, que se fueron por las cañerías de la corrupción y la inmoralidad administrativa.

¿Y cuál es el remedio?

Demandar de las empresas que asuman con seriedad su responsabilidad social. Ellas requieren para operar de la licencia ambiental, que la expide la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), y cuando hay lugar a la consulta previa con las comunidades, se cuenta para ello con el Ministerio del Interior, que les hace el acompañamiento y les sirve de facilitador. Pero al margen de ellas, se precisa contar con la licencia social. Y no hay instancia de Gobierno que la expida; la licencia social se la tienen que ganar las propias empresas, con sus buenas prácticas ambientales y sociales y con su buen relacionamiento con las comunidades asentadas en el entorno de sus operaciones. Si las empresas no cuentan con la licencia social, los proyectos se pueden tornar inviables. El Cerrejón ha sido ejemplar: a través de sus 4 fundaciones se impuso como paradigma, según León Teicher, su expresidente, “hacer lo máximo posible por las comunidades y no lo mínimo necesario”.

Pero usted habla de la empresa privada. ¿Y el Estado?

Es claro que el Estado no se puede desentender de lo que es su responsabilidad. Y lo debe hacer con toda la batería de programas sociales en beneficio de los más vulnerables. Desde el Ministerio, estamos impulsando encadenamientos productivos en las regionales productoras y promoviendo a los proveedores regionales, como la mejor forma de externalizar los beneficios de las empresas.

¿Cómo proyecta enfrentar la corrupción que existe en minería e hidrocarburos?

Como dijo Vargas Vila, a los topos los mata la luz. Lo mejor que podemos hacer para corregir la opacidad y falta de acceso a la información, además de ganar en transparencia, es haciendo una mejor gestión de la información. Por ello estamos dando pasos conducentes para que Colombia se adhiera a la Iniciativa por la Transparencia de la Industria Extractiva (Eiti, por sus siglas en inglés).

¿En qué consiste?

Tony Blair es el padre de esta iniciativa, la cual fue acogida por las Naciones Unidas. En virtud de ella, todas las empresas extractivas que operen en Colombia deberán reportar su pagos por todo concepto y a quién se le pagan; y los receptores de dichos pagos también deberán revelarlos a un auditor independiente. Dicha información será de libre acceso y estará disponible en la red. 

¿La información quién la suministra?

Las empresas, claro, pero además los municipios, los departamentos y la Nación deberán cargar al sistema la información que se va generando.

¿Hoy no existen auditores?

Absolutamente no. La información es dispersa y de difícil acceso.

¿Quién y cómo contrata este sistema de auditores internacionales?

Nos deberemos ceñir a las estipulaciones y a las reglas del Eiti, que cuenta con sus propios mecanismos de selección de la auditoría, que en todo caso debe ser una firma acreditada internacionalmente. 

¿Desde cuándo se va a contratar?

A partir del momento en que se nos admita. En este caso, al igual que el ingreso de Colombia a la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), se deben llevar unos requerimientos y en esas estamos.

¿Ustedes han consultado a la empresa privada?

Claro. Y tenemos que destacar el interés y la disposición que ha mostrado de hacerse participe de esta iniciativa.

¿Hay una fecha fijada ya para adherir?

Estamos vigilando al pie de la letra la hoja de ruta para alcanzar este objetivo. Estimamos que hacia octubre esto sea ya una realidad.

¿Qué quiere decir “califica”? ¿Que confirma que hay corrupción?

No. Que estamos dando los pasos, haciendo méritos, para entrar a hacer parte de este club. Es el caso de la de la plataforma que estamos implementando, con Planeación, la Contraloría y el BID, de un mapa georreferenciado en donde se registran los recursos que ingresan al Sistema General de Regalías (SGR) y a los distintos fondos que hacen parte del mismo. Igualmente, se registra la asignación de los recursos a invertir en los proyectos, así como el nivel de ejecución de estos, de tal manera que el ciudadano pueda disponer de esta información en tiempo real, de tal suerte que sea de dominio público el destino de tales recursos. Con ello, el país está dando muestras de la voluntad política del Gobierno de trabajar en pro de la transparencia, que es lo que busca Eiti.

¿Colombia no tiene suficiente transparencia en hidrocarburos y minería?

Nos falta mucho. Y justamente por ello es que estamos comprometidos a fondo con esta iniciativa. Aquí no puede haber gato encerrado.

¿Acaso hay gato encerrado?

No, Yamid. Todo esto es, precisamente, para que no haya gato encerrado.

Otro tema: ¿en qué consisten los acuerdos con un colega venezolano?

Convinimos en activar un plan candado para frenar el contrabando de combustible.

Pero la gente de La Guajira va a sufrir mucho. ¿Cómo la compensan?

La Guajira no tiene por qué sufrir con esta medida. Además de contener el contrabando, también se implementarán medidas encaminadas a la reconversión laboral de quienes subsisten vendiendo combustibles en pimpinas.

¿Se acaban los pimpineros?

Deberá acabarse con el contrabando y a los pimpineros les ofreceremos alternativas de empleo dignas.

¿Qué es lo que está pasando con Ecopetrol, que caen sus utilidades?

Muy sencillo: el precio de la canasta de crudos que exporta Ecopetrol cayó 5 por ciento en 2013 con respecto al 2012. Adicionalmente, la revaluación del peso también afectó sus ingresos y, como si lo anterior fuera poco, la reforma tributaria le costó un billón de pesos. Pero le tengo buenas noticias del ejercicio del 2013: sus reservas de crudo aumentaron 5 por ciento; el índice de Reposición de las Reservas fue del 139 por ciento y sus ventas también crecieron el 5 por ciento. Y una muy buena noticia para los accionistas: el rendimiento de la acción fue de 7,62, que es excelente.

¿Las concesiones que están por vencer van a revertir al Estado?

Pacific le ha presentado una propuesta a Ecopetrol, la cual es estudiada.

¿A usted le gusta la fórmula?

Aún es muy temprano y me faltan elementos de juicio para tener una opinión formada sobre la misma. Cada día trae su afán.

¿Cómo vamos en materia de exploración de petróleo?

Vamos a subastar 96 nuevos bloques, en todo el país. Apostamos a la exploración costa afuera, en aguas metaprofundas, que van entre 1.500 metros y 4.200 metros de profundidad. Una gran novedad es que vamos a explotar gas metano asociado a mantos de carbón. Donde hay petróleo hay gas natural; donde hay carbón, hay metano. En Colombia, las reservas de metano pueden ser del orden de 40 terapies cúbicos de gas, casi seis veces nuestras reservas de gas natural.

¿En la subasta de bloques, cuánto desea recibir el Estado?

Mínimo, 2.600 millones de dólares.

¿Cuántos pozos perforamos el año pasado?

Fueron 115 pozos. Pero le doy esta buena noticia: sabe cuántos vamos a perforar este año? ¡236! Ya programados por la industria; 141 en firme y 141 pozos perforados nuevos, más del 50 por ciento de crecimiento con respecto al año anterior.

¿Por qué no subieron los combustibles?

Con un dólar alto y un petróleo también al alza, ¿por qué no reajustó los precios de los combustibles?

El Gobierno ha decidido buscar la forma de estabilizar los precios de los combustibles, como un mecanismo para evitar la volatilidad de los precios internos en respuesta a las fluctuaciones de los precios internacionales. Por ello, vamos a continuar avanzando en la concertación con el sector transportador en la mesa técnica que establecimos y cuyas reuniones reanudaremos el 11 de marzo.

¿Los precios de seguirán congelados hasta cuando haya ese acuerdo?

Prefiero no hablar de congelamiento sino de estabilización, pero la fijación del precios no está supeditada a acuerdos en la mesa.

¿La congelación que se acaba de decidir contiene orígenes políticos?

No. En manera alguna. No sea mal pensado, Yamid. Le insisto: no hay congelamiento sino estabilización.

 

YAMID AMAT
 Especial para EL TIEMPO

Los más destacados

A PROPÓSITO DE UN FALLO

15 Dic 2018 Opinión

LA MASACRE EN LAS BANANERAS

15 Dic 2018 Opinión

SE SALVARON LAS RAP

15 Dic 2018 Opinión

Sígueme en Facebook